En Chile:

Nuevo estudio: Niños vacunados tienen 2 a 5 veces más enfermedades y desórdenes que niños sin vacuna

Un estudio alemán publicado en septiembre del 2011, con unos 8000 niños SIN VACUNAR, desde recién nacidos hasta los 19 años de edad, mostraron que los niños vacunados tienen 2 hasta 5 veces más enfermedades y desórdenes que niños sin vacunar.

Los resultados se presentan en el gráfico a continuación; el estudio y datos completos se encuentran aquí. La información es comparada con el estudio Alemán KIGGs de salud de niños en la población general. La mayoría de los encuestados en el estudio fueron de Estados Unidos.

Los datos fueron recolectados de padres con hijos sin vacunación vía cuestionario Web por vaccineinjury.info y Andreas Bachmair, un homeópata alemán clásico. El estudio independiente es autofinanciado y no es auspiciado por una gran institución “creíble” sin fines de lucro o por organizaciones goburnamentales de salud con conflictos de intereses políticos o financieros, por consiguiente los fondos de Bachmair provienen de Google ads y donaciones. Cada uno de los 8000 casos son casos actuales con documentación médica. Otros tres similares estudios tuvieron similares resultados según Bachmair y se encuentran más abajo.

Ningún estudio de salud de personas vacunadas versus personas sin vacunar se ha realizado alguna vez en Estados Unidos por la CDC, o alguna otra agencia en los 50 años o más de un acelerado programa de vacunación (hoy en día, 50 dosis de 14 vacunas son dadas antes del kinder, y 26 dosis en el primer año). La mayoría de los datos recopilados por la CDC están contenidos en la base de datos de la Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS, Sistema de Reporte de Eventos Adversos por Vacunas). El VAERS, en general, contiene sólo el 3% al 5% de los reportes notificados. Esto es simple porque sólo algunas reacciones inmediatas son reportadas por doctores, pero muchas no son admitidas como reacciones por las vacunas. Lo más importante, es que los números del VAERS son sólo reacciones inmediatas. Enfermedades inducidas por vacunas al largo plazo no son reconocidas por los padres o doctores cuando estas condiciones se desarrollan tal vez en unos meses a cinco años o más, y nunca se darían cuenta que provienen de múltiples vacunaciones. En otras palabras, muchos niños y adultos tienen enfermedades y desórdenes que son inducidos por vacunas, y nunca sospechan que sean por las vacunas, como este estudio indica.

La comparación de la salud de niños sin vacunar con las estadísticas de salud de la población general son la misma que comparar niños sin vacunas con vacunados. Esto es simple porque la población general estadounidense está cercano al 100% vacunada.

Sólo cuatro de los 8000 niños sin vacunar responden con severo autismo (0.05%) y estos fueron dichos ser por casos de alta concentración de mercurio. Por otra parte, me di cuenta que los resultados muestran un 1% en promedio de autismo en niños sin vacunar sobre los 3 años, casi el mismo porcentaje que niños vacunados. Entonces, le pregunté a Bachmair por qué los datos no muestran una diferencia. Él me comentó que invitó a muchos grupos de autismo y listas de autismo por internet para participar y por tanto sesgaron los resultados en consecuencia. Si el promedio positivo es de un 0.5%, calculé que sólo un 40 encuestados extras (sobre el número promedio real) respondieron sí a autismo, lo que segregaría los resultados por un factor de dos. Si el promedio real es de un 0.25%, sólo 60 encuestados adicionales (sobre el numero promedio real) de los 8000 respondieron sí a autismo, esto segregaría los resultados por un factor de 4. Entonces no tomaría muchos encuestados de esta lista para segregar los resultados significativamente.

El otro único sesgo en este estudio es el hecho de que muchos de los padres de niños sin vacunar están obviamente preocupados por los riesgos a la salud de las vacunas, y están más propensos a tomar otras opciones de salud, como alimentar a sus hijos con una dieta mucho mejor y utilizar remedios naturales y sólo unos pocos farmacéuticos.

Ahora, la mitad de los niños estadounidenses sufren de enfermedades crónicas y desórdenes y el 21% está con discapacidades de desarrollo. Aún así el sistema de salud pública siempre utiliza el mantra sagrado de las “enfermedades prevenibles por vacunación” al referirse a sus logros de salud pública con vacunaciones masivas. Creo que deberíamos de estar hablando más en términos de enfermedades prevenibles inducidas por vacunas.

La encuesta sigue en marcha y puedes tomar la encuesta aquí si tienes niños sin vacunar.

Otros estudios citados por Bachmair:

1) Estudio Salzburger

Resultados: de 1004 niños sin vacunar, hubo

Asma, 0% (8-12% en la población normal)

dermatitis a-topica 1.2% (10-20% en la población normal)

Alergias 3% (25% en la población normal)

ADHD 0.79% (5-10% en la población normal)

2) Estudio a largo plazo en Guinea-Bissau (1 Kristensen I, Aaby P, Jensen H.:“Routine vaccinations and child survival: follow up study in Guinea-Bissau, West Africa”, BMJ 2000; 321: 1435–41)

Los niños de 15.000 madres fueron observados de 1990 a 1996 por 5 años.

Resultados: el promedio de muerte en niños vacunados contra la difteria, el tétanos y la tos ferina es el doble a como niños sin vacunar (10.5% versus 4.7%).

3) Encuesta de New Zealand (1992) (http://www.ias.org.nz)

El estudio involucró a 254 niños. En los cuales 133 niños eran vacunados y 121 permanecieron sin vacunar.

Resultados:

Síntomas Vacunados No Vacunados
Asma 20 (15%) 4 (3%)
Eczema or erupciones alérgicas 43 (32%) 16 (13%)
Otisis Crónica 26 (20%) 8 (7%)
Amigdalitis recurrente 11 (8%) 3 (2%)
Falta de aliento y muerte súbida en infantes 9 (7%) 2 (2%)
Hyperactividad 10 (8%) 1 (1%)

 

 

 

 

 

 

Traducción por Skyfind para verdadahora.cl