Destacados:

Director de Carabineros niega participación de funcionarios en crimen de Álex Nuñez tras 18-O

Por casi nueve horas declaró en Valparaíso el general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, ante la fiscal que investiga presuntos delitos de lesa humanidad cometidos por autoridades y funcionarios policiales después del estallido social de octubre de 2019.

Este viernes, luego que diversos medios informaran el contenido de la diligencia, parlamentarios de oposición tildaron de «insólito» que el jefe máximo de la institución asegurara que no existió «ninguna persona fallecida por el actuar de Carabineros», desestimando así, entre otros casos, la participación de uniformados en la muerte del maipucino Álex Nuñez el día 22 de octubre.

Cabe recordar que a raíz de esta golpiza ocurrida en la comuna de Maipú se investiga un posible ocultamiento de la verdad por efectivos de la 25° Comisaría, donde un testigo citado en la querella del Consejo de Defensa del Estado (CDE) apunta a la eventual participación que le cabría al subteniente Gary Valenzuela, quien meses más tarde apareció implicado en el asesinato de la joven carabinera Norma Vásquez.

Aunque el interrogatorio de la persecutora Claudia Perivancich no hizo referencia explícita al caso de Núñez, el general dijo que las «más de 81 instrucciones que impartí fueron en sentido contrario (a provocar muertes), esto es, cumplir los protocolos establecidos, desplegar controles de línea, respetar la integridad de los detenidos, y esto aún en situaciones de agresión a Carabineros o que se hayan visto sobrepasados, por mucho que se haya tenido el interés por recuperar el orden público».

Durante su testimonio como imputado, Yáñez también abordó los procedimientos que adoptó Carabineros durante la crisis, entre ellos el uso de la escopeta antidisturbios -la cual, según afirmó, no sería «un arma de precisión»- y las distribuciones del personal que ejercía funciones de orden público.

En este sentido, Yáñez comentó que en su calidad de director de Orden y Seguridad mantuvo una «coordinación diaria y permanente» con el ex general Mario Rozas, «para mantenerlo informado acerca de la contingencia y de las novedades diarias en materia de seguridad pública».

En relación al uso de químicos de carros lanza agua que habrían provocado quemaduras en manifestantes, Yáñez señaló que los vehículos mantienen una capacidad de 6 mil litros y un compartimento para el gas lacrimógeno, cuya decisión de mezclarlos recae sobre el jefe del dispositivo.

Esto, aseveró, debe hacerse en una concentración de 0,1 de CS cada mil litros, «pudiendo llegar a nivel 5, aunque de acuerdo a certificación del proveedor no es nocivo».

Tal como rescata una nota del diario El Mostrador, las críticas no se hicieron esperar. La diputada Emilia Nuyado, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Baja aseguró «una vez más Carabineros insiste en esconder y no reconocer que hay un descontrol de las policías, que se da por la justificación constante que hacen autoridades civiles y policiales a los abusos».

Por su parte, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Juan Ignacio Latorre, usó la ironía. «Es como que tengamos que darle las gracias a Carabineros de que no salieron a matar ciudadanos en el contexto del estallido social, que solo mutilaron sus ojos, que solo dispararon a la cabeza bombas lacrimógenas, que solo torturaron o cometieron abusos sexuales o desnudamientos en comisarías», planteó.