En Chile:

Investigan sobreprecio en fletes de la FACH

La Contraloría General de la República puso en conocimiento del Ministerio Público un eventual fraude en reembolsos efectuados por el Comando de Personal de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), por concepto de gastos de funcionarios que trasladan sus pertenencias de una región a otra.

Los hallazgos quedaron plasmados en el Informe Final N° 763 de 2017, mediante el cual se auditaron los movimientos de fondos en cuentas de dicha repartición, además de verificar la denuncia realizada por una empresa que acusó a un miembro de las filas de pedir el aumento artificial del monto facturado por servicios de transporte de un vehículo desde Punta Arenas a Santiago.

El organismo interrogó al acusado, quien se desempeña en la Dirección de Finanzas de la FACH de Cerrillos. Pese a negar el hecho en su primera declaración, el uniformado luego admitió haber solicitado la emisión de una factura de esas características, precisando que “lo más seguro es que fue así, para saber si ellos trabajan de forma errónea”.

La explicación no subsanó la anomalía, ya que se pudo constatar que el funcionario recurrió a otra empresa que mantuvo un precio elevado, y que “teniendo conocimiento de una alternativa más económica, optó por una tres veces más cara”, vulnerando así las normas de probidad.

El caso puntual llevó a la Contraloría a indagar cómo se destinan recursos para cubrir los gastos de aquellos miembros de la FACH que, para asumir un cargo o cumplir con una destinación, se ven obligados a dejar su residencia habitual.

Entre enero y mayo de 2017, observó el organismo, fueron destinados desde Magallanes a la Región Metropolitana 22 funcionarios, “quienes hicieron uso del reembolso por concepto de fletes por menaje, 15 de los cuales percibieron el reintegro por el transporte de sus vehículos particulares”.

El equipo fiscalizador pidió cotizaciones a tres empresas, detectando en al menos una de ellas -perteneciente a un ex miembro de la FACH-, “la existencia de un sobreprecio de $6.130.880” en comparación con servicios similares contratados para dicho proveedor.

“En el caso de los servicios de transporte de vehículos -agregó el ente- se detectó un sobreprecio de hasta un 400% entre el menor valor rendido, equivalente a $119.000, y el máximo valor, que asciende a $595.000”.

Ante la observación, la FACH respondió haber dispuesto medidas para cambiar la norma existente a fin de que “siempre se deba adjudicar a la propuesta de menor valor, tanto del flete de enseres como para el (traslado del) vehículo particular”.

Lo más grave es que también se pudo comprobar que existe una falta de supervisión de los gastos, toda vez que la institución “no valida la existencia real de los metros cúbicos transportados y facturados por las empresas de transportes”, situación confirmada por el supervisor de la Subsección de Pasajes y Fletes del Comando de Personal, entrevistado por Contraloría.

“El Comando de Personal reconoce la falta objetada, señalando que dicha situación se debe a la cantidad de personal necesario que requeriría para ejercer la supervisión, considerando que los años 2015 y 2016, se trasladaron 507 y 639 personas, respectivamente”, señala el documento.

Por Matías Rojas