En Chile:

Caso Matute: Corte descarta sanciones para ministra Carola Rivas

La Corte de Apelaciones de Concepción rechazó en fallo unánime la queja disciplinaria por violación de secreto ingresada en contra de la ministra a cargo de la investigación del caso Matute, Carola Rivas, por el ex prefecto de la PDI Héctor Arenas.

En diciembre de 1999, el policía en retiro fue enviado a la Región del Biobío por decisión del ex director de Investigaciones Nelson Mery con la misión oficial de aclarar lo ocurrido al universitario que desapareció en la discoteque La Cucaracha, sin embargo, la magistrado lo acusó de enturbiar las pesquisas, imputar a inocentes y desechar la arista de abuso sexual que tomó fuerza en los últimos años.

En razón de ello el funcionario denunció a la magistrado por referirse a él de “modo descalificador y agraviante” en diversos medios de comunicación, pero también por revelar numerosos antecedentes sumariales, dando por cerrado el emblemático proceso y sin existir resolución de por medio.

Una querella criminal por injurias, cuya admisibilidad fue desechada por la Corte de Apelaciones penquista y se debate hoy en la Suprema, fue uno de los caminos tomados por Arenas. La segunda vía fue un reclamo de carácter administrativo.

De acuerdo a información del Poder Judicial consignada por Cooperativa, se estimó “que las expresiones proferidas por la ministra Rivas Vargas en los medios de comunicación (…) se enmarcan, en términos generales, dentro de la política institucional” de ese poder del Estado.

“Promueve ser institucionalmente accesible, confiable y transparente, por lo que aun cuando sus dichos y/o la forma en la que los expresó pudieren estimarse inadecuados en atención a su investidura laboral y profesional, razonablemente no son de la gravedad alegada por el señor Arenas Díaz”, añade el pronunciamiento.

El documento plantea “que en el evento de estimarse la existencia de alguna falta en la conducta de la ministra aludida, ésta no sería de la entidad requerida por el artículo 544 del Código Orgánico de Tribunales, como para hacerla merecedora de una sanción disciplinaria”.

Cabe recordar que uno de los argumentos que esbozó la defensa de la ministra Rivas al desecharse la existencia de injurias fue que las diligencias policiales realizadas por el ex comisario Arenas -ciertamente- no tuvieron éxito, ya que la judicatura no pudo establecer en base a ellas lo ocurrido a Jorge Matute Johns.