En Chile:

escuchas ilegales