Destacados:

¿Qué libertad?: Kast propone perseguir a opositores y arrestar sin orden judicial

Luego de criticar las propuestas económicas de José Antonio Kast y plantear que Chile tendría una carga tributaria equivalente a la África subsahariana durante un eventual gobierno del candidato, el ex ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, afirmó que no comparte los comentarios que vinculan al representante de la ultraderecha con el fascismo, o de que vaya a «perseguir» a sus detractores.

Sin embargo, tal como destacó el medio Fast Check en los días previos a la elección del 21 de noviembre, el programa presidencial de Kast efectivamente contiene un apartado que propone formar una coordinación internacional contra «radicales de izquierda».

Según el documento enviado al Servel (página 27, punto 33), la actual opción presidencial de Chile Podemos Más equiparó lo ocurrido en Colombia con el «modelo del estallido anti-social en Chile», indicando que su administración se coordinará «con otros gobiernos latinoamericanos para identificar, detener y juzgar agitadores radicalizados».

La medida trajo recuerdos a Tomás Mosciatti sobre la fatídica Operación Cóndor, el plan fraguado por las dictaduras latinoamericanas de la década del ’70 para alimentar un sistema uniforme de persecución de opositores a través de información suministrada por los distintos servicios de inteligencia del continente, donde la DINA y sus centros de tortura jugaron un papel clave.

En una columna llamada «Kast: Un programa escolar«, el comentarista de Radio Bio Bio señaló que el texto parece «redactado por un policía», es «simplón» y carece «de sustancia» en materias económicas, educacionales y ambientales, donde incluso se exige que la fauna y la flora «paguen su derecho a existir», convirtiendo la naturaleza en un «negocio».

Además, respecto al punto de crear un órgano persecutorio de ideologías disidentes, el abogado resaltó que ello se suma a otra idea que Kast puso en el papel: crear un «estado de emergencia renovado» de cinco días para que el presidente pueda, «por sí y ante sí, interceptar, abrir o registrar documentos y toda clase de comunicaciones, y arrestar a personas en sus propias moradas o en lugares que no sean cárceles».

«O sea, lo que pretende es que, bajo estado de emergencia, el presidente se transforme en un dictador», expresó Mosciatti.

Por medio de Twitter, el periodista Alejandro Vega reveló que este fragmento puntual del programa de Kast fue copiado en forma textual de un decreto firmado por Augusto Pinochet en 1977, según da cuenta una publicación del diario La Segunda.