Destacados:

La agenda de Washington para el Gran Medio Oriente: guerra

Apuntando al Medio Oriente rico en recursos petroleros y gasíferos, los planes de Washington contra la región van a un país a la vez para remplazar a los regímenes independientes por clientes.

El objetivo es conseguir el dominio total sobre los países de la región MENA (Medio Oriente/Norte de África) y Asia Central hacia las fronteras de Rusia y China. Otro objetivo clave es eliminar o marginalizar su influencia regional.

Rusia es el principal rival militar de Washington. Entre ambos, controlan cerca del 97% del arsenal nuclear del mundo, con sofisticados sistemas de envío capaces de apuntar a sitios estratégicos globales.

China también posee una fuerza militar significativa. De acuerdo con un informe del Pentágono de 2009, sus fuerzas navales solas ya son formidables. Tienen al menos 260 embarcaciones, incluyendo 75 o más buques de guerra y más de 60 submarinos.

Además, Beijing cuenta con cientos de ojivas nucleares, sofisticados sistemas de envío, y otras armas estratégicas. Como resultado de ello, es de la potencia militar dominante en la región.

Durante la cumbre asiática de mediados de noviembre en Bali, Obama buscó socios para una coalición anti-China socios para mejorar la posición regional de Washington. El establecimiento de la superioridad militar es clave.

Obama dijo que Estados Unidos «es una potencia del Pacífico, y está aquí para quedarse.» Los recortes de gastos militares «no serán – repito, no serán – a expensas de la región del Asia-Pacífico.»

Aquello incluye escalar las tensiones militares con China. Beijing es muy consciente de la beligerancia y búsqueda de dominio mundial de Estados Unidos.

Durante su visita, Obama anunció incrementar la presencia de Estados Unidos en Australia como parte de un despliegue militar más amplio contra China y Rusia oriental.

Junto con Corea del Sur, Estados Unidos está ampliando su presencia asiática en la isla Jeju, con una base naval estratégica para buques de ataque de la clase Aegis. Están equipados con sofisticados misiles interceptores ofensivos SM-3, así como potentes ordenadores y radares de seguimiento para tener capacidades de ataque inicial.

En 2002, Seúl anunció sus planes de construcción para albergar a funcionarios del Pentágono a pesar de la fuerte oposición local. Situada adecuadamente al sur de Corea, Jeju es la única provincia autónoma especial. Está situada en el estrecho de Corea, al suroeste de la provincia de Jeollanam-do de la que se separó de en 1946.

Japón se encuentra al noreste, China al oeste. Jeju está en el centro de Asia Nororiental. Estratégicamente ubicado al suroeste de Japón, al este de China, entre las vías de navegación del Mar de China Oriental y el estrecho de Corea, los funcionarios del Pentágono valoran su ubicación para controlar rutas de envío y aguas regionales claves.

China, por supuesto, está preocupada por la creciente presencia militar de Estados Unidos que desafía su dominio regional.

Beijing también rivaliza con Washington económicamente. El World Economic Outlook del FMI de 2011, muestra que para el año 2016 superará a Estados Unidos, basado en la paridad de poder adquisitivo (PPP).

Aquello refleja un adecuado tipo de cambio entre las monedas, medida por el costo de una canasta representativa de bienes de un país respecto a otro.

El crecimiento de China requiere cada vez más recursos, especialmente petróleo, gas, otros para sus industrias, y suficientes alimentos para su enorme población.

El conseguirlos los pone en competencia directa con Estados Unidos que desea un el control global indiscutible. El AFRICOM se estableció para asegurar y bloquear el acceso a Beijing y Rusia.

Estados Unidos no tolera rivales. Las políticas económica, política y bélica son empleadas para marginarlos y eliminarlos. En contraste, China y Rusia establecen relaciones a través de inversiones de beneficio mutuo y de otros vínculos económicos. A largo plazo, son más importantes.

Apuntando a Siria e Irán

El invierno pasado, comenzó en Siria el levantamiento generado por el exterior. Orquestando el cambio como en toda la región, Washington replicó el modelo de Libia. Insurgentes fuertemente armados están involucrados. También lo están Turquía, Jordania, Arabia Saudita, la Alianza 14 de Marzo del Líbano, otros socios de la Liga Árabe e Israel.

El cambio de régimen está planeado. Hasta ahora aún no hay guerra, pero se llegará ella si las otras medidas fallan. El analista de Medio Oriente, Mahdi Darius Nazemroaya, califica la situación de Siria «complicado» debido a las «varias tendencias rivales dentro la oposición».

Fuerzas internas y externas están involucradas. En Libia, la OTAN formó el Consejo Nacional de Transición (CNT) para reemplazar a Gadafi y al gobierno de la Jamahiriya. Los miembros del subsidiario Consejo Nacional Sirio (SNC) fueron reclutados para reemplazar el régimen de Bashar al-Assad, después que sea derrocado.

El conflicto interno se extendió durante meses para «aislar, paralizar y someter a Damasco». Teniendo en cuenta la capacidad militar de Siria, se espera que el conflicto y la violencia prolongada continúen.

Sin embargo, preocupantes informes sobre cientos de Fuerzas Especiales de Estados Unidos y la OTAN concentrándose en la frontera de Siria pueden inclinar la balanza del poder, si se las planea utilizar para operaciones de combate, sobre todo si se combinan con operaciones aéreas.

Según la ex alertadora del FBI, Sibel Edmonds, Washington y otros socios de la OTAN tienen un «campo de entrenamiento secreto» en Incirlik, una base aérea de Estados Unidos en Turquía. En abril, comenzaron a «organizar y desarrollar» a disidentes sirios.

Edmonds dice que las fuerzas de Washington y la OTAN están entrenando a las tropas turcas para un posible ataque a Siria. Además, las fuerzas estadounidenses de la base Ain al-Assad en Irak fueron trasladadas a Jordania el 8 de diciembre en lugar de regresar a casa.

El cínico discurso de Obama en Fort Bragg sobre la retirada de las fuerzas de estadounidenses de Irak, en realidad, oculta su reposicionamiento regional y su presencia continuada en Irak en bases importantes que Estados Unidos continuará utilizando.

De hecho, se planea un mayor número de fuerzas regional a través de una o más bases en Libia, grandes contingentes de fuerzas en Kuwait, lazos ampliados con Arabia Saudita, Bahréin, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos y Omán, y un gran despliegue global en la región para establecer una mayor «arquitectura de seguridad» para integrar las unidades aéreas, terrestres y navales para misiones de combate en el futuro.

DEBKAfile de Israel, vinculado al Mossad, también dijo que «tropas estadounidenses de fuerzas especiales han sido desviadas a posiciones en Jordania, ante a una creciente concentración de tanques sirios a través de la frontera norte del reino.»

Además, la presencia naval de Estados Unidos incluye a buques de guerra adicionales y barcos de ataque, quizás ahí para el combate, y no para ruido de sables.

Edmonds dijo que las fuerzas de la OTAN han llevado a cabo operaciones de entrenamiento cerca de la frontera de Siria desde mayo. Hasta ahora, los medios de comunicación occidentales lo han omitido sin vergüenza. Sin embargo, algo se ha informado. La situación requiere ser observada, incluyendo la hostil retórica anti-iraní.

Washington afirma que Teherán amenaza la paz mundial, señalando que su programa nuclear comercial contempla el desarrollo de armas nucleares, a pesar de no tener evidencia para probarlo.

En octubre, Washington acusó falsamente a Irán de conspirar para asesinar al embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos. La acusación sonaba más como el argumento de una película mala que como un intento real. Para reírse en su cara, era propaganda sin fundamento.

En noviembre, documentos anticuados, amañados, desacreditados hace mucho tiempo, y tal vez inexistentes fueron utilizados para denunciar que Irán estaba desarrollando armas nucleares. Una vez más, no hay evidencia creíble que lo demuestre. En su lugar, las acusaciones infundadas fueron utilizadas para justificar la afirmación de Washington de que Irán amenazaba la paz mundial.

Solo Estados Unidos e Israel sostienen esa distinción, junto con los estados clientes de la Liga Árabe que apoyan sus agendas inescrupulosas.

El 15 de diciembre, el juez federal de Manhattan, George Daniels dijo que va a firmar una orden acusando a Irán, Hezbolá y Al Qaeda como responsables de los ataques del 9/11.

En respuesta a una demanda presentada por familiares de víctimas del 9/11, el afirmó que Irán ofreció apoyo material a Al Qaeda, basándose en testimonios falsos de tres desertores iraníes cuyas declaraciones juradas se mantuvieron reservadas durante los procesos judiciales.

Los peritos no comparecieron ante el tribunal para refutarlas. En cambio el juez Daniels se basó únicamente en operativos anti-iraní, para hacer acusaciones sin fundamento, sin pruebas.

Los testimonios dados eran falsos. Irán, Hezbolá y Al Qaeda no tienen nada que ver con un complot cocido en Washington para iniciar la guerra global de Estados Unidos contra el terrorismo. Atacar a un país del mundo a la vez estaba planeado.

Eso se mantiene en curso en todo el Medio Oriente y Asia Central. Ahora se dirigen a Siria e Irán. El objetivo es el cambio de régimen en toda la región para instalar serviles estados clientes.

El camino a Teherán pasa por Damasco. Espera que la beligerancia persista a largo plazo. El negocio de Estados Unidos es la guerra. Solo importa librarlas. Nuevos objetivos reemplazan a los sometidos. Las naciones sufren el pillaje por riqueza, poder y dominio. Los profitadores de la guerra van a pelear, ganen, pierdan o empaten.

Irán es muy importante. Tiene cerca del 10% de las reservas probadas de petróleo del mundo. Es sólo superado por Rusia en los recursos gasíferos con cerca de 33 billones de metros cúbicos. De hecho, después de un nuevo descubrimiento potencialmente enorme en el Mar Caspio, pueden alcanzar el primer lugar.

Washington ambiciona la riqueza mineral de Irán para controlar su oferta, precio, qué países tienen acceso, en qué cantidades, y cuáles no. A nivel regional, Irán es la joya de la corona restante. La política de larga data de Washington es reemplazar su gobierno con un servil régimen cliente.

El 16 de diciembre, Obama dijo a la Asamblea General de la 71a Union for Reform Judaism que Estados Unidos continuará presionando a Irán «sin ninguna opción fuera de la mesa».

Una de ellos es la guerra. La beligerancia campo de batalla podría encenderse a través de toda la cuenca mediterránea hacia de Asia Central hasta las fronteras de Rusia y China.

Como resultado, la guerra generalizada puede seguirle. Los principales rivales de Estados Unidos pueden entrar. Sus intereses en mayor medida están en juego. Armas nucleares podrían ser utilizadas.

Prevenir una destrucción global potencialmente catastrófica es crucial antes de que sea demasiado tarde como para importar.