Destacados:

Juez Manuel Rodríguez usa documento falso para condenar a ex detective que denunció pedofilia

El magistrado del Tercer Juzgado de Garantía de Santiago, Manuel Rodríguez Vega, dictó este miércoles un veredicto desfavorable para el ex subcomisario Héctor Guzmán, a quien se le imputaba el delito de apropiación indebida de su placa de servicio. Según la defensa, el juez habría avalado la presentación de una prueba falsa por parte de la Fiscalía.

La evidencia falsa dice relación con una fotocopia presentada por el fiscal César Urzúa Miranda como “prueba nueva”, en circunstancias de que el documento ya estaba en posesión del Ministerio Público desde hace alrededor de tres años. La fotocopia correspondería al decreto de retiro de Guzmán, firmado supuestamente por el ministro de Defensa de la época José Goñi.

En la audiencia del lunes, el fiscal Urzúa había desconocido el origen del documento señalando que éste carecía de una cadena de custodia. Los dichos de la querellante no se ajustan a la realidad, puesto que el fiscal extrajo la fotocopia de un informe policial de la PDI con fecha 5 de abril de 2010, suscrito por el comisario Julio Guerrero Pereira.

Esta irregularidad llevó a la defensa del detective Guzmán a presentar una denuncia criminal contra el fiscal César Urzúa por uso malicioso de instrumento público, delito que podría llevar incluso a la completa suspensión de sus funciones.

La falta de imparcialidad del juez Manuel Rodríguez ya había sido desnudada por los abogados de la CUT al presentar una recusación para que el magistrado se inhabilitara por ser miembro de la masonería, condición que comparte junto a varios jefes de la PDI como el ex director Arturo Herrera y el actual director Marcos Vásquez, ambos testigos de la causa.

Según una información periodística acogida por la defensa, el ex subsecretario de Investigaciones, Ricardo Navarrete Betanzo, habría señalado a una persona cercana que el juez Rodríguez se comprometió con el Alto Mando de la PDI para condenar a Héctor Guzmán, denunciante de una red de pedofilia protegida por los cabecillas de la institución en 2009.

Esta tesis cobró fuerza cuando el juez se adelantó al fallo, el pasado martes, señalando que no se referiría a la validez del proceso mediante el cual Guzmán fue desvinculado de la institución. A través de sus comentarios, el magistrado dejaba en claro que no cuestionaría la autenticidad de la fotocopia presentada como prueba por el fiscal Urzúa.

“Si ustedes esperan que en mi fallo yo diga si el procedimiento administrativo fue válido, fue no válido, fue regular, debe anularse, mi fallo no va a contener ninguna mención de eso. Sea absolutorio o sea condenatorio. ¿Quedó claro?”, dijo el juez a la defensa durante la declaración de Arturo Herrera, ex director de la PDI y uno de los clientes de los prostíbulos de menores en Valparaíso.

La «prueba nueva» del fiscal Urzúa corresponde a una fotocopia anexada a un informe policial que ya estaba en poder de la Fiscalía.