Destacados:

Funcionarios piden renuncia de Mañalich por «no estar a la altura y mentir» en combate al Covid-19

La Asociación de Funcionarios de la Seremi de Salud de la Región Metropolitana (AFUSEREMI) denunció un manejo errático del gobierno frente a la propagación de contagios del coronavirus entre los propios trabajadores de la cartera.

Esto en el marco de la inesperada renuncia que solicitó el Ministerio de Salud a la seremi de esa jurisdicción, Rosa Oyarce, quien dijo estar dolida por la forma en que se enteró de la decisión, atribuyéndola en diversas entrevistas a un ego de las autoridades.

A través de un comunicado, el gremio relató que desde que «se notificaron los primeros casos de neumonía por coronavirus en China en diciembre de 2019» y «la OMS alertó de la aparición de un virus desconocido», las autoridades administrativas de Chile «no han estado a la altura de las circunstancias, tomando decisiones extemporáneas, utilizando la forma reactiva y no la preventiva, que es lo recomendable en salud pública».

Explicaron además que se insistió durante todo febrero en la solicitud de insumos de protección y protocolos de atención por el contacto estrecho con enfermos y requirentes de licencias médicas, a lo cual Oyarce «nos escuchaba o leía las solicitudes, pero no daba respuesta… argumentando que desde el nivel central no había directrices al respecto, y solo se dedicó a la fiscalización del aeropuerto».

Es así como el 13 de marzo, «cuando aparece el primer caso positivo de COVID-19 en COMPIN, como asociación exigimos el cierre de la dependencia de Huérfanos 699, aplicar cuarentena preventiva a todos los funcionarios/as de ese lugar para evitar la difusión de la enfermedad, y aplicar un vacío sanitario con la correspondiente sanitización del ambiente y superifices de la dependencia, cosa que no fue aceptada».

En esta línea, cuando los casos positivos aumentaron, la depuesta seremi habría dado «a entender que ella quería cerrar el COMPIN, pero que, desde nivel central, las autoridades insistían que debía seguir funcionado esa dependencia», pese a que la asociación había planteado que existía una plataforma digital para tramitar licencias.

«En este punto es importante aclarar que la información entregada por la Subsecretaria Sra. Paula Daza, a través de cadena nacional, donde indicaba que el ministerio se enteró de los casos positivos de COMPIN el día 16 de Marzo, es falso porque siempre estuvieron informados desde la semana anterior, cuando apareció el primer caso positivo, y que por no tomar las medidas adecuadas del caso, se contagió la abuelita del funcionario de la Seremi en Renca», indicaron.

Esto confirmaría «que la primera información entregada por el ministro de Salud Sr. Jaime Mañalich, también fue errónea o claramente acomodada», añadieron.

Bajo este punto de vista, las cifras oficiales de infectados también serían cuestionables, ya que no se estaría entregando «la información claramente, como una forma de esconder el mal manejo que ocurrió internamente en el mismo ministerio, y escudándose en las leyes de protección de información para pacientes».

Prueba de la mala preparación ministerial, sostuvieron, «es que tenemos un subsecretario de redes, que es ingeniero comercial, y que ante la pregunta de ‘¿por qué el mayor número de contagios de personal de salud en el sector público versus el privado?’, responde que es por el mayor número de personas que atienden, lo que no es correcto, ya que si se contaran con los implementos adecuados de protección personal, aunque atiendan a muchas personas, no ocurriría».

«Otra muestra de esta política nefasta es que como jefe de COMPIN nacional, el ministro instala a otra ingeniera comercial, que tiene poco conocimiento de salud o políticas públicas, y cuyo foco está en el cumplimiento de tiempo en dar respuesta a una licencia, lo que no ha generado una mejora en ese ítem», agregaron.

Finalmente, la AFUSEREMI Metropolitana instó al ministro Jaime Mañalich y a la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, a «dejar los egos de lado», indicando que es necesario que el presidente Sebastián Piñera solicite la renuncia de ambos «por no estar a la altura y mentir públicamente a todo un país», permitiendo un «triste espectáculo» mediático en la salida de Rosa Oyarce.