En Chile:

Terroristas respaldados por Occidente matan a 33 personas en ataques a Siria

Al menos 30 personas han sido asesinadas y docenas heridas luego de que terroristas atacaran dos edificios estatales de seguridad sirios (de inteligencia) el día de hoy, llevando a los medios de establishment a elucubrar teorías de conspiración en un intento por esconder el hecho de que Siria está en un estado de guerra civil. Esta realidad desmantela la falsa narrativa de que el régimen sirio es por sí solo responsable del derramamiento de sangre en el país.

“Dos carros-bomba explotaron en sitios de seguridad sirios este viernes en Damasco, afirmó la televisión estatal, y testigos escucharon grandes explosiones que impactaron a la capital, con al-Manar TV de Hezbollah reportando que 30 personas fueron asesinadas en ellas y 55 resultaron heridos”, reporta Haaretz.

La posibilidad de terroristas atacando al régimen sirio es una opción perfectamente viable debido al hecho de que cientos de rebeldes libios, comandados por Abdulhakim Belhadj, jihadista comprometido que luchó con el talibán contra tropas estadounidenses en Afganistán, fueron aéreo-transportados a Siria el mes pasado para asistir a la oposición en llevar a cabo ataques contra las fuerzas del gobierno.

Fuerzas especiales de Estados Unidos también se están desplegando en la frontera para esperar luz verde a un ataque “humanitario” respaldado por la OTAN, en un reflejo de cómo Libia fue derrocado con ayuda de militantes de Al Qaeda respaldados por Occidente, mientras al mismo tiempo los medios occidentales caracterizan a combatientes rebeldes que comandan jets y lanzan granadas como “manifestantes inocentes”.

En un esfuerzo desesperado por impulsar la falsa narrativa de que el régimen sirio está atacando a manifestantes inocentes, cuando en realidad existe una guerra civil con asesinatos y atrocidades por ambos lados, la prensa corporativa respondió a los atentados insinuando instantáneamente que éstos pudieron haber sido ejecutados por las propias autoridades sirias.

Los medios de comunicación de establishment, los cuales aceptan incuestionablemente y repiten inmediatamente la versión oficial cuando ataques terroristas ocurren en Occidente, ha comenzado instantáneamente a generar lo que usualmente catalogarían como “teorías de conspiración”, insinuando incluso que el régimen sirio podría haber estado detrás de las explosiones como un espectáculo para ganarse la simpatía de los observadores de la Liga Árabe que entraron ayer al país.

Mientras que esto es ciertamente posible, es increíble ser testigo de cómo las organizaciones de noticias que rutinariamente atacan a cualquiera que cuestiona la versión oficial de un acontecimiento como el 9/11 o el 7/7, están ahora dispuestos a proveer una plataforma de escepticismo simplemente porque los ataques ocurrieron en una nación que resulta ser uno de los blancos primarios de la próxima “intervención humanitaria” respaldada por la OTAN (una campaña de bombardeo).

El London Guardian es un ejemplo primario, citando numerosos twitteos de personas anónimas, casi todas de las cuales sugieren que las circunstancias detrás del ataque fueron manipuladas.

“¿Es meramente una coincidencia que estos ataques sólo ocurrieron cuando el equipo de monitores de avanzada arribó?”, pregunta uno.

“Este es un ataque falso llevado a cabo por la policía secreta incompetente de Assad, o es un ataque genuino llevado a cabo por el ala armada incompetente de la oposición”, escribe otro.

¿Incompetente? Al menos 30 muertos y 55 heridos difícilmente parece algo “incompetente” desde el punto de vista terrorista. Además, este es sólo el último de una serie de ataques contra el régimen sirio que han sido ignorados o subestimados, incluyendo el ataque del mes pasado a una base del ejército que mató a diez miembros del personal de la fuerza aérea siria.

La necesidad de Occidente de engañar al mundo y hacerle creer que los militantes fuertemente armados de la oposición siria, respaldados por terroristas rebeldes libios, son en realidad manifestantes pacíficos que están siendo indiscriminadamente masacrados por orden del presidente sirio Bashar Assad, exige el requisito de enmarcar ataques de la oposición como sospechosos.

Es una vergüenza que tal escepticismo desaparezca completamente cuando ataques terroristas toman lugar en Occidente. En aquellas instancias, todo el pensamiento crítico cesa de existir y la prensa precipitadamente se posiciona para repetir la versión oficial y denunciar a cualquiera que se atreva a cuestionarla.