En Chile:

Periodista Pablo Maltés: Bombas en Santiago podrían ser «montajes»

La posible existencia de “montajes” en la colocación de diversos artefactos explosivos en la capital, sumado a la intención del gobierno de reformar la Ley Antiterrorista, fueron objeto de una interesante discusión mantenida esta semana en el programa Vigilantes de La Red.

Tras la seguidilla de bombazos registrados en Santiago que afectaron a una estación del Metro, y posteriormente al pórtico de la Iglesia Santa Ana el pasado martes, el periodista Pablo Maltés coincidió con una publicación de Twitter enviada al programa de Nicolás Copano donde se describían los hechos como “tongos para aprobar ciertas leyes”, de forma similar a lo ocurrido en Estados Unidos con ocasión del atentado a las torres gemelas.

“Aquí hay unos hechos aislados que se relacionan, para mi gusto, con un momento político álgido”, señaló Maltés en relación a la coincidencia temporal en que se detonó la bomba del Metro y se aprobó, de manera express, la reforma tributaria, así como también la agitada discusión parlamentaria que se ha producido en los últimos días en materias educacionales.

El panelista agregó que le parecía “el colmo de la pelotudez” creer que la bomba en Santa Ana fue colocada por “anarquistas que ponen unos panfletos que dicen ‘nosotros somos’, para reivindicar y liberar a los presos en España que fueron sometidos a proceso por poner una bomba en España”.

Asimismo cuestionó la labor ejercida por el ex fiscal Alejandro Peña y el entonces ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, en el caso bombas, afirmando que Chile “tiene una larga historia de montajes”.

“Nadie sabía quién era”

Después que el año pasado fueran detenidos en Barcelona los chilenos Francisco Solar Domínguez y Mónica Caballero Sepúlveda, ambos absueltos en Chile por los cargos imputados en el caso bombas, Verdad Ahora reporteó las inconsistencias del atentado ocurrido en la Basílica del Pilar de Zaragoza, apuntando a la confusa identidad del llamado “Comando Insurreccional Mateo Morral” – el supuesto grupo anarquista detrás de la acción.

Las primeras teorías apuntaron a la existencia de un montaje para ligar a grupos antisistema con el terrorismo, o lo que en la jerga de inteligencia se conoce como una “operación de bandera falsa”.

“Es un false flag evidente, hay demasiados indicios como para ignorarlos a priori”, publicó el sitio español Nodo50. “Las cámaras de seguridad convenientemente no grabaron nada, es demasiada casualidad que el mismo día en que debuta un grupo anarquista nuevo las cámaras de seguridad se estropeen… este es un país cristiano y una bomba en una importante catedral aglutinaria a todos los cristianos de izquierda y derecha en contra de los anarquistas”.

“Ya ocurrió con el Montaje de la Mano Negra, salvando las distancias históricas, con un proceso muy similar a lo que ocurre ahora con el Comando Mateo Morral, ya que nadie sabía quién era, hasta que llegó a demostrarse que era el propio Estado con el consentimiento del Monarca, quién aprovechó una serie de asesinatos para ejecutar a 7 trabajadores por garrote vil, provocando el odio y consiguiendo crear diferencias y dividir filas dentro del movimiento libertario andaluz”, escribió por su parte el portal La Haine.

POSTS POPULARES