En Chile:

Estudio de 2010 determinó que transgénicos de Monsanto causan daño a órganos de ratas

En un estudio liberado por el International Journal of Biological Sciences que analizó los efectos de alimentos genéticamente modificados sobre la salud de mamíferos, investigadores descubrieron que el maíz transgénico del gigante Monsanto se encuentra vinculado al daño de órganos en ratas.

Según el estudio resumido por Rady Ananda de Food Freedom: “Tres variedades de maíz de Monsanto trangénico – Mon 836, el productor de insecticida Mon 810, y el absorbente del herbicida Roundup®, NK 603 – fueron aprobados para su consumo por autoridades de seguridad alimentaria en Estados Unidos, Europa y otras naciones.”

Monsanto recolectó sus propios datos estadísticos luego de conducir un estudio de 90 días, aun cuando problemas crónicos pueden raramente ser encontrados luego de sólo 90 días, y concluyó que el maíz era seguro para su consumo. No obstante, la marca de aprobación podría haber sido prematura.

En la conclusión del estudio del IJBS, investigadores anotan:

“Los efectos estaban mayormente concentrados en las funciones renal y hepática, los dos importantes órganos de desintoxicación, pero en detalle difieren con cada tipo de transgénico. Además, algunos efectos sobre el corazón, el bazo suprarrenal y células de la sangre también se observan con frecuencia. Ya que normalmente existen diferencias de sexo en el metabolismo del riñón y el hígado, las alteraciones estadísticamente significativas en la función de estos órganos, vistas entre ratas machos y hembras, no pueden ser ignoradas como biológicamente insignificantes, como ha sido postulado por otros. Por ello, concluimos que nuestros datos sugieren fuertemente que estas variedades de maíz transgénico inducen un estado de toxicidad hepatorrenal (…) Estas sustancias nunca han sido antes una parte integral de la dieta humana o animal, y por ende sus consecuencias sobre la salud para aquellos que las consumen, especialmente sobre períodos largos de tiempo, son actualmente desconocidas”.

Monsanto ha respondido inmediatamente al estudio, afirmando que la investigación se “basa en razonamientos y métodos analíticos defectuosos y no pone en duda los hallazgos de seguridad para estos productos”.

El autor del estudio de IJBS, Gilles-Eric Séralini, respondió a las declaraciones de Monsanto en el blog Food Freedom: “Nuestro estudio contradice las conclusiones de Monsanto porque Monsanto sistemáticamente deja de lado los significativos efectos sobre la salud de mamíferos, que son diferentes en machos y hembras que consumen transgénicos, o no proporcionales a la dosis. Esta es una seria equivocación, dramática para la salud pública. Esta es la conclusión más importante revelada por nuestro trabajo, el único re-análisis cuidadoso de los crudos datos estadísticos de Monsanto”.

POSTS POPULARES