Destacados:

Ex alcalde de Aysén enrostra a Piñera su favoritismo por Douglas Tompkins

En una misiva pública, el ex alcalde de Aysén, Oscar Catalán Sánchez, pidió al mandatario cumplir sus promesas de gobierno, entre las que se cuentan la expropiación de los terrenos de Douglas Tompkins para llevar conectividad a la región.

El ex edil emplazó al presidente Piñera a escuchar las demandas de los ayseninos y acelerar los cambios que prometió durante su campaña presidencial.

“Creímos que no flaquearía en conectarnos por carretera al resto del país. Que con usted no podría el tortuoso muro de un extranjero, que con dotes de mal vecino, nos niega el paso y la felicidad de recibir a los miles de compatriotas”, versa la carta pública de la ex autoridad, en clara alusión al multimillonario norteamericano Douglas Tompkins.

Tompkins, dueño del Parque Pumalín de 325.000 hectáreas de extensión, impide hasta la fecha la construcción de una carretera austral que pueda conectar a Puerto Montt con Chaitén. El extrajero posee tierras tanto en Chile como Argentina y recibe dinero de ONGs financiadas por la Fundación Ford y la Fundación Rockefeller, según reveló su abogado Pedro Pablo Gutiérrez a El Mercurio en 2001.

En el año 2004, las relaciones del ecologista con Sebastián Piñera llevaron incluso al senador por la Región de Aysén, Antonio Horvath, a renunciar a la vicepresidencia de Renovación Nacional.

Luego de que el actual jefe de Estado cambiara su posición y favoreciera la construcción de una carretera costera, sin expropiar los terrenos de Tompkins, Horvath indicó que no era posible que Piñera diera vuelta su parecer “como si nada, luego de haber estado un fin de semana comiéndose un asado con Tompkins”.

El mismo año, Douglas Tompkins aseguró a Radio Cooperativa que Piñera tenía una “visión positiva” de sus proyectos en la Región de Aysén, después de que el entonces timonel de RN expresara su apoyo al extranjero durante su visita al Parque Pumalín.

Un artículo del diario La Tercera, fechado el 28 de mayo de 2011, asegura que “Tompkins conoce hace tiempo al Mandatario (Piñera), al punto que lo asesoró en la compra de las tierras en Chiloé que luego se convirtieron en el Parque Tantauco y le presentó a varios especialistas que trabajaron en catastro del parque y posterior diseño”. En la reunión documentada por el medio de Saieh, Tompkins habló al presidente sobre “las estancias que tiene en las regiones de Aysén y Magallanes, y de su interés de convertirlas en parques nacionales”.

Pero el multimillonario estadounidense puso condiciones, ya que exigió “que no se realicen obras o proyectos productivos” en los alrededores de los parques “para que no pongan en riesgo la naturaleza”.

Tompkins no está solo en sus deseos por detener el desarrollo de la región. Un ejemplar de Revista del Campo de 2004 menciona una larga lista de organizaciones internacionales que poseen terrenos en la Patagonia, entre las que se cuentan The Nature Conservancy, World Wildlife Fund, el banco Goldman Sachs y muchas otras.

En 2003, por ejemplo, Goldman Sachs se hizo con 270 mil hectáreas de terreno austral, una adquisición que fue abrazada por la entonces directora ejecutiva de la Conama, Adriana Hoffman, quien define el conservacionismo como “una urgencia de la sociedad humana”.

«Es preocupante ver cómo los colonos son incentivados a dejar sus tierras», señaló Horvath en declaraciones a los medios.

En el caso particular de Sebastián Piñera, cabe destacar sus conflictos con las comunidades indígenas por la propiedad del Parque Tantauco, en el sur de Chiloé. Los terrenos adquiridos por Piñera, en un proceso asesorado por Tompkins, fueron concedidos originalmente a los williche, luego de un acuerdo pactado con España en 1826.

El ex obispo de Ancud, Juan Luis Ysern, expresó que el presidente le manifestó: “este no es un problema mío, es del Estado”. Hoy las tierras continúan en disputa.

Por otra parte, preocupaciones sobre el aislamiento y despoblamiento de la Región de Aysén y el sur austral de Chile han estado presentes por años en el Parlamento. En julio de 2011, la Comisión Especial de Zonas Extremas del Senado, reiteró “el carácter estratégico para el país de la construcción, en el más breve plazo, de la ruta terrestre que unirá Pichanco y Caleta Gonzalo y que forma parte de la Carretera Austral”, solicitando prioridad presidencial para el proyecto.

La Comisión calificó de “lamentable” que la construcción del trazado se encuentre interrumpida “por más de veinticinco años, manteniendo inexplicablemente desconectado nuestro país”.

En abril de 2011, Piñera anunció que expropiaría los terrenos de Douglas Tompkins durante una gira por Aysén. “Si hay que expropiar, vamos a expropiar”, sostuvo. El anuncio fue seguido de una reunión entre el ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, y el ecologista estadounidense, en agosto del mismo año, donde se “concordó la creación de una mesa de trabajo para definir el trazado del camino”.

No obstante, nada hemos sabido de los avances que la “mesa de trabajo” ha tenido. Es más, los chilenos tenemos todo el derecho a dudar. En 2006, el Ministerio de Obras Públicas de la época también “anunció” la expropiación de los terrenos de Pumalín, pero nada ocurrió. El entonces ministro Sergio Bitar aseguró que “todo el proyecto (Carretera Austral) quedará terminado bajo la actual administración de Michelle Bachelet”.

La inactividad de los consecutivos gobiernos por entregar conectividad a la Región de Aysén, habla de un apoyo transversal a iniciativas extranjeras, alejadas de los intereses de los ayseninos y patagones que hoy salen a las calles para exigir la atención de las autoridades.

POSTS POPULARES