Destacados:

El Pentágono se prepara para invadir el país africano de Malí

El Pentágono está actualmente organizando, entrenando y armando un ejército “internacional” para intervenir el próximo año en Malí, según el Pentágono y el Depto. de Estado.

La fuerza mercenaria será dirigida en terreno por tropas malíes y de África Occidental. Los detalles del plan emergieron este miércoles en una audiencia del Congreso, según el Washington Post.

Amanda J. Foru, la secretaria representante del Pentágono para África, dijo que ninguna tropa estadounidense estará involucrada en la intervención, pero dijo que es probable que aviones de guerra de Estados Unidos sean usados para transportar a tropas africanas, proveyéndoles cobertura aérea.

Durante la audiencia Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado sobre África, el senador Christopher A. Coons señaló que el norte de Malí es “el territorio más grande controlado por islámicos extremistas en el mundo”.

Naciones Unidas pide la invasión de África

Para dar aprobación internacional a la invasión planificada, este miércoles el Consejo de Seguridad de la ONU ordenó sanciones contra el “Movement for Oneness and Jihad” de África Occidental, supuestamente un grupo anexo de Al Qaeda del Maghreb Islámico (AQUIM).

Este jueves, el New York Times reportó:

A finales de noviembre, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, recomendó que el Consejo de Seguridad respaldara un plan de la Unión Africana y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental para desplegar una fuerza de seguridad por requerimiento del gobierno malí, para recuperar el norte de los extremistas.

Además de ser descritos como traficantes de droga, se dice que el grupo “ha implementado estrictos principios Shariah en el área, incluyendo amputaciones a manos para ladrones y la lapidación de parejas envueltas en actividad sexual”, según The News Tribe.

Los movimientos sobre África fueron bosquejados durante la Era Bush

En julio, informamos que Africom había recibido luz verde durante los años de Bush para desplazarse a Zambia, Gabón, Kenia, Malí, Marruecos, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Túnez, y Uganda.

La película propagandística de Kony 2012 a inicios de este año coincidió con enfoque creciente hacia África, seguido de una gruesa campaña de los medios de establishment, los cuales aseguraron que Al Qaeda había expandido sus operaciones hacia el estratégico continente rico en recursos.

“Muchos en Occidente temen que Malí noroeste y la árida región de Sahel se conviertan en un nuevo Afganistán, una tierra de nadie donde extremistas podrían entrenarse, imponer una dura ley islámica y planificar ataques terroristas en el extranjero”, reportó el Telegraph en octubre.

Las autoridades estadounidenses, sin embargo, admiten que el grupo es incapaz de realizer ataques terroristas fuera de Malí y algunos “analistas independientes han cuestionado si la estrategia de la administración podría ‘salir por la culata’, involucrando a Estados Unidos en un conflicto local intratable”, reporta el Post.

Radicales islámicos armados con el arsenal saqueado de Gaddafi

Los rebeldes de Al Qaeda aparecieron repentinamente en la escena en abril. “Los rebeldes, armados con armas robadas del formidable arsenal de Muammar Gaddafi, se apoderaron de un área del Sahara tan grande como Francia en sorprendentes 72 horas, tomando ventaja del caótico resultado de un golpe de Estado”, escribió Nick Meo para el Independent.

“Su núcleo está conformado por un grupo de soldados tuaregs de Malí, los cuales habían sido parte del ejército del coronel Gaddafi durante años, y en algunos casos durante décadas. El verano pasado, se dieron cuenta de que estaban condenados y desertaron del ejército, con grandes cantidades de armas que transportaron en secreto a Malí por el desierto”, escribe Meo.

AQIM admite orgullosamente que permitieron apoderarse de las armas de Gaddafi. “Hemos sido uno de los principales beneficiados de las revoluciones en el mundo árabe”, dijo el líder de AQIM, Mokhtar Belmokhtar, a la agencia de noticias de Mauritania ANI en noviembre de 2011. “Respecto a nuestro beneficio de las armas [libias], ello es algo natural en este tipo de circunstancias”.

El Pentágono y la OTAN arman frecuentemente a Al Qaeda

Tras el asesinato del embajador estadounidense para Libia en Bengasi, se supo que la administración Obama “entregó secretamente su aprobación para el envío de armas desde Catar a rebeldes libios, el año pasado”, según reportó el New York Times el 5 de diciembre.

El New York Times había sostenido en octubre que la mayoría de las armas “enviadas de parte de Arabia Saudita y Catar para proveer a grupos rebeldes sirios que combaten al gobierno de Bashar al-Assad van a manos de duros jihadistas islámicos”, en otras palabras, a manos de Al Qaeda.

Se supone que debemos creer que estas transferencias de armas a las mismas personas que el gobierno estadounidense supuestamente combate, son simplemente una cosa azarosa y accidental. En realidad, la práctica de armar a sus presuntos enemigos fue establecida en Afganistán durante la década de 1980, cuando la CIA armó al mijahideen afgano de Osama Bin Laden, que posteriormente se convirtió en Al Qaeda y el talibán.