Destacados:

Caso Huracán: Tribunal reabre causa contra fiscal Arroyo y accede a interrogar a Villalobos

El Juzgado de Garantía de Temuco aceptó reabrir la investigación seguida contra el fiscal Luis Arroyo ante querellas presentadas por los oficiales de Carabineros imputados como artífices del «montaje» que dio pie a la denominada Operación Huracán.

El miembro del Ministerio Público es sindicado en esta arista como presunto autor del delito de obstrucción a la investigación tras eliminar información de un equipo celular que daría cuenta del conocimiento que habría tenido sobre el origen del Oficio N° 130, pieza fundamental del operativo contra comuneros mapuche en septiembre de 2017.

Rechazando el sobreseimiento definitivo, el juez Federico Gutiérrez ordenó acoger las diligencias solicitadas por la abogada Marisa Navarrete, defensora del ex capitán Leonardo Osses, en cuanto a agregar copia forense del teléfono del ex mayor Patricio Marín que ya es parte de la «causa madre» de Huracán, de modo tal de revisar y analizar las comunicaciones de éste con el persecutor.

También se dispuso la extracción de los chats de Arroyo con Mónica Palma, Roberto Herrera, Alberto Chiffelle, Carlos Cornejo, Felipe González y Cristian Paredes, todos ellos funcionarios del Ministerio Público, a fin de determinar el contenido de los mensajes y si tienen relación con la indagatoria.

Otro punto de la resolución, emitida el pasado 20 de julio, es que se deberá determinar «la mensajería de WhatsApp anterior al 11 de noviembre de 2017 del teléfono celular del señor Arroyo, todo ello para descartar ya en forma definitiva si efectivamente los antecedentes eliminados… tiene o no relevancia jurídica para el delito que se investiga».

El tribunal dio igualmente lugar a lo requerido por los abogados del ex general de Inteligencia Gonzalo Blu, solo en cuanto a citar al ex general Marcelo Teuber (otrora jefe de la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada de Temuco, involucrada en Huracán) y al ex general director Bruno Villalobos, «para que completen las aseveraciones o preguntas que se han omitido eventualmente por la Fiscalía».

Para terminar, el magistrado resolvió tener como querellante contra Arroyo al líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, cuyo abogado Rodrigo Román formuló cuestionamientos al ente de persecución penal tras ser ignorado como parte del proceso.

A través de un escrito, Román dijo haberse enterado «por sorpresa» de la audiencia de discusión del sobreseimiento, afirmando que el asistente del fiscal regional del Maule, Julio Contardo, quien está a cargo de investigar las acusaciones contra Arroyo, le indicó que su querella «no había sido puesta en conocimiento de ellos» para agruparla junto al resto.

«Lo cierto es que respecto de la acción penal intentada por este interviniente existe una nebulosa, al límite de lo ilícito, siendo más grave aún la circunstancia que dos fiscales regionales (Carlos Palma de Aysén y Contardo) han referido información diversa respecto de lo planteado, de lo cual, dada la trascendencia, lo hago presente a SS. para los fines que en derecho corresponda», señaló.