Destacados:

Cable de Wikileaks confirma plan para una Unión Norteamericana

La misión para fusionar a los Estados Unidos, Canadá y México en una unión monetaria y política fue catalogada de “teoría de conspiración” durante años por los medios del establishment.

Nuevos cables diplomáticos filtrados de EE.UU., escritos hace más de seis años, confirman que la agenda para fusionar a Estados Unidos, Canadá y México en una Unión Norteamericana integrada, ha estado en preparación por años, refutando las afirmaciones hechas constantemente por los medios corporativos y voceros del establishment de que la UNA es una “teoría de conspiración” sin base.

“El cable, liberado a través del sitio web de Wikileaks y aparentemente escrito el 28 de enero de 2005, discute algunos de los obstáculos que rodean la fusión de las economías de Canadá, los Estados Unidos y México en una forma similar a la Unión Europea”, reporta el National Post.

“Un conjunto incremental y pragmático de tareas para una nueva Iniciativa de Norteamérica (NAI) ganará probablemente un mayor apoyo entre legisladores canadienses”, dice el documento. “La rentabilidad económica de la eventual iniciativa norteamericana… está disponible, pero su tamaño y cronometraje es impredecible, así que no debiese ser exagerada”.

Mientras sirve para confirmar la agenda para integrar a Estados Unidos, México y Canadá en una unión política y monetaria al estilo de la UE, el cable de Wikileaks no será sorpresa para aquellos que vieron el documental de 2006, “Endgame”, de Alex Jones, en el que precisamente la misma información fue bosquejada, con un enfoque particular sobre la Alianza para la Seguridad y Prosperidad, o reuniones de la SPP.

La misión para crear una Unión Norteamericana fue también discutida en septiembre de 2006 durante una reunión a puertas cerradas de líderes de gobierno y negocios de alto nivel en Banff, Canadá.

A pesar de las bases factibles sobre el tema, los medios del establishment, durante la elección presidencial de 2008, intentaron difamar a Ron Paul atribuyéndole a él la noción de una intención hacia la Unión Norteamericana y después afirmando que era una “teoría de la conspiración” inexistente, cuando la veracidad del asunto ya había sido documentada desde el comienzo.

Posteriormente, un artículo de Newsweek afirmó que las preocupaciones de Ron Paul sobre una supercarretera de NAFTA, una Unión Norteamericana o una moneda regional, no tenían base alguna, sin embargo el nuevo cable filtrado afirma que diplomáticos de EE.UU. estuvieron ocupados discutiendo la “avanzada de una integración continental, incluyendo una posible moneda común, mercado de empleos, comercio internacional y fronteras de los tres países”, como también “un acceso más fácil a lo largo de la frontera de Estados Unidos”, hace más de seis años.