En Chile:

Los pronósticos de Gerald Celente para 2011

Gerald Celente es un pronosticador estadounidense de tendencias, autor del Trends Journal, consultor de negocios y escritor que predice eventos en los mercados financieros globales y otros acontecimientos de importancia histórica.
(El original del artículo que sigue fue escrito el 18 de diciembre de 2010. A continuación las predicciones que más han ‘encajado’ con las tendencias globales actuales.)

«Después de los tumultuosos años de la Gran Recesión, un pueblo maltratado tal vez desee que el 2011 traiga un retorno a tiempos más amables, más suaves. Pero eso no es lo que predecimos. En cambio, los frutos de la acción – e inacción – gubernamental e institucional en muchos frentes madurarán en formas no contempladas. Tendencias que hemos identificado previamente, y que se han estado gestando desde hace algún tiempo, alcanzarán la madurez en 2011, afectando a casi todos en el mundo.

Llamado de atención

En 2011, pueblos de todas las naciones reconocerán plenamente lo grave que se han vuelto las condiciones económicas, lo ineficaces y egoístas que han sido las así llamadas soluciones, y lo terrible que serán las consecuencias. Habiéndose convencido de la incapacidad de líderes y sabiondos «árbitros de todo» para cumplir con sus promesas, el pueblo hará más que solo cuestionar la autoridad; va a desafiar la autoridad. Las semillas de la revolución serán sembradas.

‘Crack-Up’ 2011

En 2011, con el arsenal de maquinaciones listas para ser agotadas, nosotros prevemos el «Crack-Up 2011»: se derrumbarán economías tambaleantes, se producirán guerras de divisas, se erigirán barreras comerciales, las uniones económicas se astillarán, y el inicio de la «depresión más grande» será reconocido por todos.

Atornillando al pueblo

Mientras las cosas se ponen aún más difíciles y la gente más pobre, las «autoridades» intensificarán sus esfuerzos para extraer los fondos necesarios para cumplir con las obligaciones fiscales. Si bien habrá diferencias sobre el tema, la canción de los gobiernos será la misma: recortar lo que das, aumentar lo que robas.

Represión de la libertad

Como suben las tasas de delincuencia,  también lo harán las voces exigiendo represión. Una cruzada nacional de «mano dura contra el crimen» será librada contra la ciudadanía. Y así como en la «Guerra contra el Terrorismo», donde «presuntos terroristas» son asesinados antes que se pruebe su culpabilidad o son encarcelados sin juicio, en la «Guerra contra el Crimen» todos serán sospechosos hasta que se demuestre lo contrario.

Periodismo 2.0

Aunque la tendencia se ha ido desarrollando desde los albores de la revolución del Internet, 2011 marcará el año en que los nuevos métodos de distribución de noticias e información dejarán obsoletos los modelos del Siglo XX. Con su alcance sin precedentes a través de las fronteras y las barreras idiomáticas, el «Periodismo 2.0» tiene el potencial de influir y educar a los ciudadanos de una manera que gobiernos y magnates de los medios corporativos nunca permitirían. De las cientos de tendencias que se hemos predicho en más de tres décadas, pocas tienen la posibilidad de efectos de largo de tal envergadura.

Ciberguerras

Hace sólo una década, cuando la era digital estaba floreciendo y los hackers eran considerados frikis molestos, se previó que la fragilidad intrínseca de Internet y la vulnerabilidad de los datos que conlleva la hace propicia para que florezcan el cibercrimen y la ciberguerra. En el 2010, todos los principales gobiernos reconocieron que ciberguerra fue y es un peligro claro y, de hecho, ya ha comenzado. Los efectos demostrables de la ciberguerra y su compañero, el cibercrimen, ya son considerables – y llegarán en los tiempos del 2011. Igualmente perturbadoras serán las duras medidas adoptadas por los gobiernos del mundo para controlar el libre acceso a la red, identificar a sus usuarios, y, literalmente, apagar los equipos que se considere una amenaza para la seguridad nacional.

«Jóvenes del mundo, uníos»

Títulos universitarios en mano, pero sin trabajo, con deuda y sin perspectivas en el horizonte, sintiéndose traicionados y enfadados, obligados a vivir de vuelta en casa, los adultos jóvenes y veinteañeros se volverán locos como el demonio, y no van a soportarlo más. Lleno de energías, llenos de pasión, pero no lo suficientemente maduros como para controlar sus impulsos, los enfrentamientos a menudo escalarán desproporcionadamente. Los esfuerzos del gobierno para ejercer el control y devolver a la juventud a la complaciente calma serán torpes e ineficaces. La Revolución va a ser televisada… blogueada, youtubeada y twitteada.

¡El Fin del Mundo!

Cuanto más nos acercamos a 2012, se volverán más fuertes los llamados de que «¡el fin está cerca!» Siempre ha habido sectas, como en cualquier momento de la historia, que vieron señales y portentos que demostraban que el fin del mundo era inminente. Pero 2012 parece tener un significado especial para un amplio segmento de los creyentes en los «tiempos finales». Entre los armagedonitas, el verdadero fin del mundo y la aniquilación de la Tierra en 2012 son una cuestión segura. Incluso los racionales y informados que sigan cuidadosamente las noticias de las interminables crisis globales, a veces podrán sentir que el mundo se encuentra en un estado peligroso. Ambas corrientes de pensamiento están llevando a muchos a volver a evaluar sus posibilidades de supervivencia personal, ya sea en el cielo o en la tierra.»