En Chile:

La historia del traficante de armas que ligó a Clinton con el terrorismo en Medio Oriente

Un mes antes de las elecciones presidenciales de EEUU, el contrabandista de armas Marc Turi denunció en el canal Fox News que la candidata demócrata Hillary Clinton contribuyó al fortalecimiento de grupos terroristas en Libia y Siria.

Turi, sobre quien pende una acusación del Departamento de Justicia por violar la Ley de Control de Exportaciones de Armas y mentir en formularios del Departamento de Estado, señaló que funcionarios de alto nivel de la administración Obama le pidieron buscar opciones para dotar de armamento a movimientos opositores al régimen libio de Muammar Gaddafi.

Entre los documentos y correos electrónicos que dice poseer figurarían nombres de miembros del Congreso, militares de alto rango y empleados del Departamento de Estado bajo la subordinación de Clinton.

“Así fue como ideé esta cadena de suministros árabes ‘sin rastro’, mediante la cual nuestros aliados suministraban (armas) a otro país”, indicó Turi, señalando que EEUU se adueñó de la fórmula y comenzó a proveer equipos a Catar y Emiratos Árabes Unidos, para que cayeran en manos de milicias rebeldes a Gaddafi.

El trabajo habría sido coordinado por el Bureau de Asuntos Políticos y Militares del Departamento de Estado, encabezado por el asistente de Clinton, Andrew Shapiro.

Turi agregó que en abril de 2011 envió un correo electrónico al embajador Chris Stevens para advertirle sobre la transferencia de armas fraguada por el gobierno, y que el funcionario protestó por lo que ocurría.

Dos meses después de mandar el e-mail a Stevens, quien resultó siendo asesinado en un extraño ataque a instalaciones diplomáticas norteamericanas en Bengasi, agentes del Departamento de Seguridad Interior (Homeland Security) allanaron la casa de Turi en Phoenix.

El contrabandista reveló además que una porción de las armas destinadas a Libia fueron a parar a los grupos terroristas que luchaban contra el presidente sirio Bashar Al Assad, hecho que generó un terreno fértil para la expansión de lo que hoy se conoce como Estado Islámico.

“Cuando este equipamiento aterrizó en Libia, la mitad fue para un lado y la mitad para el otro. La mitad que fue para el otro lado… terminó en Siria”, indicó.

El gobierno de Obama retiró abruptamente los cargos judiciales contra Turi cuando la defensa del traficante pidió una fecha límite para desclasificar documentos que podrían ser perjudiciales para el ejecutivo. Los persecutores a cargo del caso pidieron al juez de distrito de Arizona, David Campbell, que visara un acuerdo de confidencialidad prohibiendo la publicidad de esos antecedentes.

Cabe señalar que lo dicho por Turi es coincidente con lo señalado por otras dos personas: el general retirado William Boykin y el ex piloto de la Agencia en el caso Irán-Contras, Tosh Plumlee, entrevistado por la Revista Proceso de México respecto a los nexos del organismo de inteligencia con el tráfico de armas y de drogas.