En Chile:

Jefe del Pentágono anuncia expansión de la guerra encubierta de Estados Unidos en África

En un discurso dictado en el Center for a New American Security la semana pasada, el secretario de Defensa de Obama, Leon Panetta, dijo que la guerra drones y comandos de Estados Unidos será intensificada y expandida a zonas de combate no declaradas.

Panetta señaló que la “campaña contra Al Qaeda tomará lugar mayormente fuera del lugar declarado como zonas de combate, usando un acercamiento de pequeñas huellas que incluye operaciones de precisión, actividades asociadas con Fuerzas de Operaciones Especiales extranjeras, y creación de capacidades, para que los países amigos puedan ser más efectivos en combatir el terrorismo por su cuenta”.

Además de un aumento en el número de drones Predator y Reaper, Panetta dijo que el Pentágono sumará 8 mil comandos a sus Fuerzas de Operaciones Especiales durante los próximos cinco años.

El jefe del Pentágono dijo que “para proteger verdaderamente a Estados Unidos, debemos sustentar y en algunas áreas profundizar nuestra participación en el mundo – nuestros esfuerzos militares, de inteligencia, diplomáticos y de desarrollo son claves para hacer eso”.

Según planteó, los objetivos incluyen a militantes islámicos de Boko Haram en Nigeria, extremistas de Ansar Dine en Mali, y socios del Al Qaeda en Libia (los mismos rebeldes anti-Gaddafi apoyados por el país norteamericano). A su vez, Panetta culpó a Al Qaeda por el asesinato del embajador estadounidense en Bengasi.

Se sospecha que Estados Unidos realizará operaciones clandestinas de Fuerzas Especiales en otras naciones africanas, como Senegal, Sierra Leona y Sudán.

Disturbios por el FMI y el espectro de Al Qaeda

Nigeria, nación exportadora de petróleo, experimentó este año huelgas nacionales y disturbios contra el FMI, luego de que el gobierno de ese país removiera subsidios al combustible y duplicara los precios de bienes y transporte. Como si estuviera cronometrado, la amenaza representada por otro derivado de Al Qaeda, Boko Haram, emergió, siguiendo el mismo guión de siempre: quiere implementar la ley Sharia, y, eventualmente, establecer un estado islámico en el norte de Nigeria.

El primero de enero de este año, la operación bancaria de préstamos del FMI dirigida por Christine Lagarde ordenó un fin a los subsidios nigerianos luego de que dictámenes similares fueran impuestos a Guinea, Camerún, Ghana y Chad.

“El pueblo de Nigeria ha sido la voz mundial más potente contra las medidas de austeridad inducidas por el FMI, las protestas estudiantiles se han visto enfrentadas a una dura represión desde 1986 y varias veces a partir de ese entonces, resultando en cientos de civiles muertos”, escribe Nile Bowie.

La débil amenaza doméstica de Boko Haram

Recientemente, el Depto. de Homeland Security recalcó la amenaza de Boko Haram emitiendo un reporte que vincula al grupo con Al Qaeda del Maghreb Islámico y el movimiento militante somalí Al Shabaab.

“Aunque el documento admite que Boko Haram representa una amenaza baja para el territorio estadounidense, éste cita el caso de Umar Farouk Abdulmutallab, quien intentó detonar una bomba cargada en su ropa interior durante un vuelo de Navidad, a bordo del avión 253 de Northwest Airlines, como instancia en donde aparentes organizaciones terroristas oscuras que carecen de capacidad para desplegar militantes en Estados Unidos estuvieron cerca del éxito, requiriendo entonces vigilancia para combatir una amenaza en aumento”, escribe Bowie.

En febrero de 2010, el historiador Webster Tarpley explicó que el terrorista de la ropa interior, el nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, fue autorizado por el gobierno de EE.UU. para abordar el vuelo 253 de Northwest Airlines, intentando la detonación de una bomba PETN para producir un “efecto político de gran escala”. Esto también sirvió como un pretexto teatral para implementar escáners radioactivos de cuerpo desnudo en los aeropuertos estadounidenses, expandiendo el estado policial a nivel doméstico.

Primer trabajo: desestabilizar África

La desestabilización de Nigeria ya fue testeada por Africom, el Depto. de Estado, la Corporación Rand y personal del Ejército israelí. “El escenario proyectó a facciones rebeldes compitiendo por el control de los campos petrolíferos de Delta del Níger (la fuente de una de las más altas importaciones de crudo a Estados Unidos), que sería potencialmente asegurada por unas 20 mil tropas estadounidenses de no ocurrir un golpe de Estado amistoso con EEUU”, escribe Bowie.

El reciente discurso de Panetta en el Center for a New American Security – un think-tank demócrata de seguridad nacional insertado en la administración Obama – apunta a una nueva fase en la enorme guerra encubierta contra África, mientras la élite global financiera continúa expandiendo su dominación y control bajo la “guerra global contra el terrorismo”.

Con el fin de enmascarar la amenaza impuesta por los pueblos originarios – los “vasallos y “bárbaros” de Zbigniew Brzezinski – que naturalmente reaccionarán frente el severo reajuste estructural impuesto por la banca, los aparatos de inteligencia han liberado a uno de sus propios monstruos, Al Qaeda y afiliados, quienes ruegan por una respuesta de Panetta y el Pentágono.

Vea fragmento de discurso de Leon Panetta (en inglés)