En Chile:

El fallido recurso judicial del director de Carabineros contra Anonymous

La Corte de Apelaciones de Santiago declaró inadmisible un recurso judicial interpuesto por el general director de Carabineros, Mario Rozas, contra el conglomerado global de hackers conocido como Anonymous, además de varios sitios de internet que han facilitado plataformas para publicar sus datos personales.

Según el tribunal de alzada, la acción patrocinada por el abogado Jorge Parra Aguilar no cumplía con los requisitos para tramitarse vía protección constitucional, siendo más idóneo concurrir «a sede penal». Además, agrega, «no se realizó una individualización idónea respecto de los recurridos».

El texto relataba que, a través de la red social de Twitter, el usuario de nombre Anonymous Chile (@AnonsOps_CL), procedió a subir un link de Pastebin que permite conocer el domicilio de la autoridad policial, su celular personal y otra información del mismo, con el hashtag #FueraRozas.

«En razón a lo anterior, dicho usuario llamó a agregar el número telefónico asociado a la persona de mi representado, al sistema de mensajería WhatsApp, con la finalidad de ‘trolear’, es decir, la acción realizada para hacer sentir mal o hacer enojar a alguien utilizando bromas pesadas», explicó el oficial de justicia, agregando que ello derivó en la recepción de mensajes con «amenazas de muerte» a Rozas.

Los datos, precisa, también fueron utilizados para publicar un anuncio falso en el sitio web Yapo, ofreciendo la venta de un vehículo Audi, e incluso en los portales Rappi, Comida Mexicana y otros, vinculados al envío de comida rápida.

«En relación con lo señalado, las conductas que se le imputan afectan directamente su honra, por cuando al desarrollar labores públicas, condicionan o predisponen al resto de la sociedad a prejuzgar sus acciones como funcionario público, lesionando gravemente su dignidad, y lo coloca junto con su familia, en un inminente riesgo de ser objeto de acometimientos en contra de su vida e integridad física», finaliza.

En octubre, piratas informáticos bajo el nombre de Anonymous filtraron numerosos documentos internos de Carabineros, dejando en evidencia fichajes a dirigentes sociales, sindicales, de derechos humanos y estudiantiles, además de peticiones de la Dirección de Inteligencia Policial (Dipolcar) para identificar a manifestantes y actores políticos en las llamadas «zonas de sacrificio» ambiental, e incluso candidatos a alcalde.