En Chile:

Denuncian “estado policial” de hidroeléctrica en comuna de Colbún

“Pehuenche S.A. mantiene un verdadero estado policial en el sector donde tiene sus instalaciones y se comporta frente a la comunidad como la autoridad indiscutida… siendo que, en la práctica, es una empresa privada que sólo se dedica a obtener millonarios beneficios en su actividad de generación de electricidad”.

Así acusó en un escrito dirigido al Primer Juzgado de Letras de Talca el abogado Miguel Carreño Gallardo, representante de una sociedad forestal colindante con la Empresa Eléctrica Pehuenche S.A. en el sector alto de la comuna de Colbún, Región del Maule.

La filial de Enel Generación (ex Endesa) mantiene litigios con varios miembros de la comunidad del sector, todos relativos a una supuesta afectación a los terrenos privados de la hidroeléctrica y, principalmente, a diferencias sobre el uso de un camino que históricamente ha permitido conectar zonas apartadas de la comuna.

Cerca de 10 demandas civiles de Pehuenche tiene en su contra Gladys Mardones, quien mantiene propiedades en el área. En conversación con El Ciudadano, Mardones señaló que el problema empezó cuando inscribió, en favor de la comunidad, la ruta de ingreso a la sala de máquinas de la central Pehuenche que nace en la Ruta Internacional Pehuenche (o CH-115) y daría continuidad a la L-355, que bordea la ribera sur del Lago Colbún.

Esto último, indica, lo hizo amparada en servidumbres de tránsito perpetuas que constan en títulos del predio desde 1968, fecha en que éste fue adquirido por los agricultores Primitivo Retamal y Alberto Muñoz, propietarios originales.

“Cuando tiraron el proyecto de la línea de transmisión Los Cóndores-Ancoa (extendida desde la central que Enel construye en la Laguna del Maule, denominada “Los Cóndores”), Medioambiente les pidió algo a cambio. Mitigación le llaman. Los miradores no nos servían, entonces en el fondo se peleó mucho con nuestros planos y todo para que entregaran el camino a la comunidad, porque no podíamos llegar a nuestra propiedad. Tenían portones por todos lados”, señaló Mardones.

En 2012, el Comité de Ministros de Sebastián Piñera obligó a Endesa Chile (hoy Enel) abrir los primeros cinco kilómetros que emprenden rumbo hacia Colbún urbano desde la CH-115 como compensación por los impactos paisajísticos de sus torres de alta tensión, sumado a una petición expresa de juntas vecinales.

Aunque originalmente el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) dio como plazo para abrir el camino el mes septiembre del año 2012, el Comité de Ministros modificó la resolución, dando facilidades para que Enel conceda el tramo al Fisco solo una vez que termine la obra de Los Cóndores y la instalación del cableado, que hasta ahora finalizaría en 2020.

El sector, que pertenece a la jurisdicción de Colbún, carece de acceso inmediato a servicios municipales básicos. “No tenemos ambulancia ni Carabineros, y la basura la recolecta San Clemente”, precisó Mardones.

Según la denuncia del abogado Miguel Carreño, contenida en una de las tantas causas civiles que Pehuenche inició contra Gladys Mardones por diferencias en deslindes de predios, el 7 de enero de 2018 Pehuenche cerró con candado un portón ubicado en la ruta. La situación motivó denuncias contra personal de la empresa ante la Fiscalía Local de Linares.

Pese a esto, en las demandas realizadas a través del abogado Guillermo Monsalve -ex integrante de la Corte de Apelaciones de Talca-, Pehuenche se defendió, argumentando que la ex Empresa Nacional de Electricidad (Endesa), cuando era estatal, compró terrenos que incluyeron el espacio afecto a la histórica servidumbre de tránsito de lugareños.