En Chile:

Arizona aprueba ley que controlará internet para «prevenir el bullying»

El legislativo del estado de Arizona ha aprobado una ley que amplía vastamente leyes de acoso telefónico y las aplica al internet y otros medios de comunicación electrónica.

La legislación, que está siendo impulsada bajo los pretextos de una campaña anti-bullying, significará que cualquier cosa comunicada o publicada en línea que sea catalogada de “ofensiva” por el estado, incluyendo editoriales, ilustraciones, e incluso sátiras, serán castigadas criminalmente.

El Comic Book Legal Defense Fund explica el proyecto de ley 2549 de Arizona:

“La ley es avasalladoramente amplia y haría un crimen comunicar vía medios electrónicos mensajes que pretendan ‘molestar’, ‘ofender’, ‘acosar’ o ‘aterrorizar’, como cierta clase de discursos sexuales. Ya que la ley no está limitada a comunicaciones entre uno y otro, H.B. 2549 se aplicaría a todo internet, criminalizando así toda forma de escritura, caricaturas, y otros materiales protegidos que el estado encuentre ofensivos o fastidiosos.”

El grupo activista Media Coalition, protectores de la Primera Enmienda en Estados Unidos, ha escrito al gobernador de Arizona, Jan Brewer, para que no firme la aprobación de la legislación.

La carta indica que los términos usados en el proyecto de ley no están definidos en el estatuto o por referencia, y que por ende la ley podría ser ampliamente aplicada a cualquier declaración.

“H.B. 2549 hará un crimen usar cualquier aparato electrónico o digital para comunicar, usando lenguaje obsceno, lascivo o blasfemo, o que sugiera un acto lascivo si se hace con la intención de ‘molestar’, ‘ofender’, ‘acosar’ o ‘aterrorizar’, señala la carta… ‘Obsceno’ y ‘blasfemo’ no están definidos en el estatuto o por referencia. ‘Obsceno’ es generalmente entendido como (…) sexual por naturaleza, y ‘profano’ es generalmente definido como irrespetuoso o irreverente sobre la religión o prácticas religiosas”.

“H.B. 2549 no está limitado a una conversación entre dos personas específicas. La comunicación no necesita ser repetitiva o siquiera indeseada. No existe requerimiento de que el receptor o sujeto del discurso se sienta realmente ofendido, molesto o asustado. Tampoco la legislación deja en claro que la comunicación debe tener la intención de ofender o molestar al lector, al sujeto o a cualquier persona específica”, continúa la carta.

Respecto a esto, la ley podría ser aplicada técnicamente a alguien que publica una actualización de estado en Facebook.

“La expresión protegida por la Primera Enmienda a menudo pretende ofender, molestar o asustar, pero ésta podría ser perseguida bajo esta ley”, sigue la carta de Media Coalition.

“Un periódico danés publicó imagines de Mohammed que pretendían ser ofensivas para enfatizar un punto sobre tolerancia religisa. Si un musulmán en Arizona considera que las imágenes son blasfemas y es ofendido, el periódico podría ser perseguido. Algunos residentes de Arizona puede que consideren lascivos los recientes comentarios de Rush Limbaugh sobre un estudiante de leyes de Georgetown. Él podría ser perseguido si pretendía que sus comentarios fueran ofensivos. De manera similar, gran parte del contenido general disponible en los medios utiliza lenguaje picaresco o blasfemo y pretende ofender, fastidiar o incluso atemorizar”.

“Las rutinas de Bill Maher y el programa de comedia nocturna de Jon Stewart, los libros de Ann Coulter que critican a liberales y las expresiones de Christopher Hitchens sobre su desdén hacia la religión. Incluso burlas comunes sobre deportes entre fanáticos rivales emitidas en línea, frecuentemente pretenden ofender o molestar, y frecuentemente se hace utilizando lenguaje picaresco y blasfemo.”

Este tipo de legislación está muy lejos de ser nueva. El año pasado, el ex presidente Bill Clinton propuso una ley para censurar expresiones en internet.”Sería algo legítimo que hacer”, dijo Clinton en una entrevista que fue emitida en CNBC. Clinton sugirió que el gobierno debería establecer una agencia que monitoree todos los comentarios en los medios buscando supuestos errores.

“Eso es, podría ser… no lo sé, National Public Radio o BBC o algo como eso, excepto que sería algo realmente independiente y que no expresaría opiniones, y su mandato estaría confinado a identificar errores relevantes”, dijo. “Y también, además tendría citas que podrían chequear en caso de alguna información equívoca. Alguien necesita estar haciéndolo, y quizás es un gasto meritorio del dinero de los contribuyentes.”

Cass Sunstein, jefe de la Oficina de Información y Asuntos Regulatorios, también ha propuesto censurar comentarios en internet con los que el gobierno discrepe. Sunstein propuso la creación de una “fairness doctrine”, similar a la que se utilizó por años para limitar y remover la libertad de expresión de las radios.

Esta legislación representa otro paso para fiscalizar y controlar la libertad de expresión a través de internet. Una vez más, concede al estado y el gobierno el derecho directo para determinar qué es “ofensivo” o no, a su antojo. Así permite la persecución de individuos y organizaciones basados en tales conclusiones – un precedente extremadamente peligroso.

POSTS POPULARES