En Chile:

Por qué las declaraciones de Von Appen reflejan el pensamiento de la élite financiera internacional

Hace unos días, el multimillonario naviero de Ultramar, Sven Von Appen, emitió polémicas declaraciones sobre la situación que vive el país en un año electoral. A la salida de un desayuno compartido con el director ejecutivo de Goldman Sachs, el empresario dijo que “al chileno hay que calmarlo, porque todos tienen más apetito”.

«A los chilenos les ha crecido tanto el apetito, que no pueden parar. Eso producirá que engordarán y se pondrán más cómodos», dijo Von Appen al diario La Segunda, refiriéndose a la poca valoración que han tenido los supuestos avances del gobierno de Piñera en materia económica y el descontento generalizado de los chilenos.

Con ese diagnóstico en mente, el naviero dijo que «a mi juicio, la única solución es una crisis, internacional o chilena, de carácter financiero… Para que el chileno llegue al nivel que corresponde y no se vuele”. Agregó que la única forma de que esto ocurra es que “gane la izquierda comunista”, sector que, sostiene, provocaría inestabilidad.

Los comentarios de Von Appen no deben tomarse a la ligera, ya que reflejan el pensamiento de un sector social arraigado a las élites locales e internacionales que conciben a Chile como un “nicho de negocios”.

Las reuniones secretas del poder financiero

Sumándose a su pasado familiar nazi, las polémicas en las que se ha visto envuelto el empresario de Ultramar no son mínimas: según versiones periodísticas, Von Appen habría facilitado su remolcador “Kiwi” para deshacerse de varios cadáveres durante la dictadura de Augusto Pinochet, un régimen respaldado por Henry Kissinger y las élites financieras de Wall Street.

Von Appen dirige hace años el Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales (CCRI), un organismo elitista vinculado al Council of Foreign Relations (CFR) de Nueva York. El presidente honorario del CFR es el banquero David Rockefeller, amigo del dueño de El Mercurio, Agustín Edwards, con quien suele vacacionar anualmente en el sur de Chile.

En 2010, el canciller Alfredo Moreno se reunió por más de una hora en el Hotel Ritz con el CCRI, en presencia de los empresarios Carlos Alberto Délano, Sven Von Appen y Jean Paul Luksic, a quienes se sumó a último minuto el director de El Mercurio, Cristián Zegers. “La principal característica de estos encuentros es que los asistentes se comprometen a mantener en privado lo que allí se conversa”, reportó El Mostrador.

“La limitación de los recursos disponibles para la política exterior obliga al país a sumar y coordinar los medios públicos y privados relevantes para la gestión internacional”, señala en uno de sus discursos el presidente del CCRI, Hernán Felipe Errázuriz. “El Consejo Chileno ha sido un firme promotor de la inserción internacional del país tanto política como económica”.

Lo anterior concuerda con el lobby ejercido por Richard N. Haass, presidente del CFR de Nueva York, para la firma del Tratado de Libre Comercio entre Chile y Estados Unidos en el gobierno de Ricardo Lagos. “No traje mensajes ocultos, y no se trata de una visita misteriosa”, dijo Haass a El Mercurio en el contexto de una reunión con la canciller Soledad Alvear, el 30 de agosto de 2002.

Meses después, en marzo de 2003, David Rockefeller se reunió en La Moneda con el presidente Lagos para “explorar la posibilidad de nuevos negocios en el marco del Tratado de Libre Comercio que Chile alcanzó con Estados Unidos”. Ambos ya se habían cruzado en 1999 cuando Lagos dictó una presentación en la sede del Council of the Americas de Nueva York ante George Soros, Steve Forbes, el New York Times, gente de Wall Street y otros representantes del poder financiero, según relata en un artículo su colaborador de campaña, el analista Patricio Navia.

En 2005, Rockefeller entregó a Lagos una medalla de oro por mejorar “la integración del país en la economía global”.

Intelectuales de Rockefeller discuten transformaciones en Chile

Como tesorero del CCRI a un lado de Von Appen, se encuentra el ex consultor de bancos David Gallagher, antiguo cabecilla de Cencosud y miembro del directorio del Centro de Estudios Públicos (CEP). Coincidentemente, el magnate de Ultramar también participó en la empresa de Horst Paulman y actualmente entrega gruesas sumas de dinero al CEP.

A inicios de mayo de 2013, Gallagher viajó a Nueva York para asistir a un panel organizado por el Council of the Americas de David Rockefeller con el objeto de analizar las próximas elecciones presidenciales en Chile. Como oradores asistieron, además de Gallagher, el analista Patricio Navia y el chileno-estadounidense Carl Meachan, definido por el propio periódico de la familia Edwards como un “representante de los intereses de Estados Unidos«.

El evento fue presentado por la periodista Paula Molina de Radio Cooperativa, quien abrió la sesión comentando que Chile ha sido concebido como un role model (un «modelo a seguir» en español) para Latinoamérica. “Estaba tratando de encontrar la fuente del concepto de ‘modelo a seguir’ y descubrí que estaba en de los años noventa”, señaló Molina.

2013 Chile Presidential Elections and Economic Outlook (en inglés)

Meacham abrió la discusión diciendo que Chile es un país que “en lo económico lo está haciendo bien… no es Venezuela, no es Cuba, no es Argentina, con los problemas que allí ocurren”. Haciendo mención a Pablo Longueira como el “mejor candidato que la UDI pudo sacar”, el intelectual dijo que “lo más probable es que la próxima presidenta sea Bachelet».

Los oradores procedieron a entregar sus puntos de vista sobre las movilizaciones estudiantiles en Chile, reconociendo los problemas de desigualdad que afectan al país. El director del CEP, David Gallagher, minimizó las protestas diciendo: “Es verdad que los estudiantes sacan a 150 mil personas a la calle, pero cuando el Costanera Center fue inaugurado el año pasado, había 250 mil personas”.

“Cuando llega Lady Gaga o Justin Bieber, la gente que asiste al concierto llena el Estadio Nacional”, agregó el antiguo director de Cencosud. “No estoy tan seguro de que los candidatos deban tomar todas las exigencias de los estudiantes”.

Por su parte el analista Patricio Navia, como señal de preocupación de que una figura como Hugo Chávez pueda emerger en Chile, dijo no creer que el país tome el camino de Venezuela, pero señaló que “de no hacer reformas pragmáticas graduales en el futuro, podríamos terminar ahí”.

POSTS POPULARES