En Chile:

Otro israelí es formalizado por hacer fuego en Torres del Paine

Por infringir la Ley de Bosques en el interior del Parque Nacional Torres del Paine, el Juzgado de Garantía de Puerto Natales formalizó esta semana al turista Oni Kashti, de nacionalidad israelí.

El extranjero fue sorprendido cuando hacía fuego en lugar no habilitado por funcionarios de la Corporacion Nacional Forestal (CONAF), razón por la que ayer, a las 16 horas, se efectuó una audiencia de formalización de cargos, quedando la investigación en manos del fiscal Daniel Soto.

Según consigna El Pingüino, Kashti arriesga el pago suma de 11 UTM “a título de donación a una institución de beneficencia que diga relación con el combate de incendios o la reforestación del parque”, viéndose impedido de regresar a éste por un período de dos años.

Un caso similar aunque de mayores proporciones afectó al turista israelí Rotem Singer en 2011, luego de provocar que un total de 16 hectáreas del mismo parque fueran consumidas por las llamas.

El hecho generó un evidente repudio de la ciudadanía, que fue llevado más tarde al plano político: uno de los primeros en pronunciarse fue el diputado Fuad Chahín, quien señaló en una cuenta de Twitter que el turista había sido “enviado por su Estado luego de matar niños palestinos”, comentario que abrió el debate sobre la constante visita de conscriptos israelíes a la Patagonia chileno-argentina.

Consultado por la “suspicacia” que lo anterior genera en algunos parlamentarios, el nuevo embajador de Israel en Chile, Rafael Eldad, dijo hace algunos días a La Prensa Austral que “hay gente que lamentablemente (…) es malintencionada, que tiene objetivos de sembrar veneno, odio y lo hace a propósito sabiendo que son solamente mentiras”.

Algo similar es lo que planteó en su época el ex presidente de la Comunidad Judía de Chile, Shai Agosín, el que entrevistado por un medio de comunicación radial promovió la creación de una “ley de incitación al odio” para desaforar a congresistas que emitieran comentarios como el ya señalado, y de paso poner coto a múltiples dichos a través de las redes sociales que, en sus palabras textuales, aludían a eventuales “misiones del Mossad” en territorio austral.

La controversia volvió a instalarse en diciembre de 2014, cuando varios diputados de la DC oficiaron al Ministerio de Relaciones Exteriores para explicar un convenio suscrito entre CONAF y la embajada de Israel, para que jóvenes de ese país se involucraran – supuestamente – como voluntarios en las tareas de guarda parques en Torres del Paine.

A su respecto, CONAF aclaró en un comunicado que sólo existe una iniciativa para contar con jóvenes intérpretes de nacionalidad israelí que apoyen la entrega de información en porterías, cifra que no superaría los cuatro voluntarios.