En Chile:

Maduro pregunta a Obama si conoce plan de magnicidio que involucra a «lo peor del pinochetismo»

El presidente venezolano Nicolás Maduro instó hoy a su par estadounidense, Barack Obama, a pronunciarse sobre las denuncias de un plan de desestabilización contra la República Bolivariana, liderado desde Miami por el cubano anticastrista y veterano agente de la CIA, Luis Posada Carriles.

Maduro aseguró que el complot para asesinarlo, desbaratado hace algunos días por un operativo del servicio de inteligencia de Venezuela, Sebin, que terminó con la captura de dos sicarios colombianos, también cuenta con el apoyo de “grupos afines al fallecido dictador chileno Augusto Pinochet y el ex presidente (Álvaro) Uribe”.

“La primera pregunta que me hago es: ¿presidente Obama, es que usted no sabe que en Estados Unidos se conspira desde el grupo de Posada Carriles… para cometer actos terroristas y un magnicidio en Venezuela?”, dijo Maduro en declaraciones transmitidas por la televisión estatal.

El presidente planteó que si Obama no estuviera al tanto de las maniobras, sería porque “es débil” y que en su país toman la decisión de “matar a un jefe de Estado” latinoamericano sin que él lo sepa.

También señaló que si el mandatario estadounidense conociera los planes y no hiciera nada por impedirlo, podría ser porque no tiene la fortaleza suficiente para evitarlo o porque el propio Obama podría haber decidido “eliminarme físicamente”.

Maduro emplaza a presidente Obama (27/08/13)

“No por casualidad este grupo de fascistas se fue a reunir con lo peor del pinochetismo”, afirmó Maduro, recordando la cena privada que el opositor Henrique Capriles mantuvo en Chile junto al senador Jovino Novoa y el presidente Sebastián Piñera, a mediados de julio.

“Ellos tienen lazos históricos”, continuó el líder venezolano. “De hecho, toda esta banda de Posada Carriles trabajó para Pinochet. Recuerden ustedes la Operación (Cóndor) que hubo en el Cono Sur, para llevar secuestrados de Chile a Argentina… de Argentina a Chile, de Uruguay a Argentina (para asesinarlos)… Es una banda, vinculados a Pinochet… a Posada Carriles… a la ultraderecha colombiana, que siempre ha odiado a Venezuela y a los bolivarianos”.

El jefe de Estado dijo que las pruebas presentadas este lunes por el ministro Miguel Ángel Rodríguez Torres, sobre la aprehensión de dos sicarios colombianos vinculados al narcotráfico, son sólo “las primeras pruebas, tenemos muchas más”.

“Pretenden llevarnos al escenario de Siria, al escenario de Egipto o de Libia: caos e intervención del Ejército de Estados Unidos, disfrazados como cascos azules”, acusó Maduro.

El presidente aprovechó su intervención para agradecer a “toda la gente que ha colaborado aquí, en Colombia… en Panamá, en Miami (y) en Chile”, apelando a la existencia de una “contra-conspiración latinoamericana por la paz de Venezuela” que busca exponer los planes de desestabilización.

“Tenemos amigos y amigas donde ustedes menos se lo imaginan, allí escuchando y diciéndonos. Por eso somos certeros cuando golpeamos”, manifestó.

Como este medio ha informado durante meses, altas autoridades del gobierno de Sebastián Piñera estarían en conocimiento de una red tráfico de drogas que opera en Chile, dirigida a financiar este plan de magnicidio bajo el alero de la CIA.