En Chile:

Los condenados por el crimen de Víctor Jara y sus redes en el Estado

El ministro en visita para causas de derechos humanos, Miguel Vásquez Plaza, dictó condenas por el asesinato del cantautor chileno Víctor Jara ocurrido en septiembre de 1973.

La decisión, publicada en el sitio web del Poder Judicial, afecta a Hugo Sánchez, Raúl Jofré, Edwin Dimter, Nelson Haase, Ernesto Bethke, Juan Jara, Hernán Chacón y Patricio Vásquez, todos oficiales en retiro del Ejército, con la pena de 15 años y un día como autores del homicidio de Jara y del entonces director de prisiones, Littré Quiroga.

El grupo también fue sentenciado a 3 años de presidio por el secuestro simple de ambas víctimas.

Otro condenado como encubridor de los crímenes, y que deberá estar 5 y años y un día bajo reclusión, es el ex fiscal militar Rolando Melo Silva.

El fallo establece que “dentro de las dependencias del Estadio Chile, los prisioneros de cierta connotación pública, fueron identificados por el personal militar y separados del resto, y, durante los respectivos períodos de su detención, tanto Víctor Jara Martínez como Littré Abraham Quiroga Carvajal, fueron reconocidos por los efectivos militares instalados al interior del Estadio Chile, siendo, de la misma manera, apartados del grueso de los prisioneros”.

Agrega que en cautiverio, ambos sufrieron “constantes y violentos episodios de agresión física y verbal por parte de los Oficiales de Ejército allí presentes”.

Mientras que Littré Quiroga fue imputado como “responsable de la prisión y maltrato que habría sufrido el General de Ejército Roberto Viaux (…) respecto de Víctor Jara Martínez, las agresiones tuvieron como principal aliciente, la actividad artística, cultural y política del mismo”.

También se destaca que los golpes más severos a Jara fueron “aquellos… en la región de su rostro y en sus manos… patadas, golpes de puño y golpes de culata con armas”.

HIJOS EN EL GOBIERNO

Al menos dos involucrados en el hecho de sangre cuentan con redes familiares en la institucionalidad de justicia. El primero es el ex fiscal militar -y otrora abogado del Consejo de Defensa del Estado (CDE)- Rolando Melo, cuyo hijo del mismo nombre encabezó el Servicio Nacional de Menores (Sename) bajo el primer gobierno de Sebastián Piñera.

Por esas mismas fechas el presidente designó como titular de Justicia a Patricia Pérez, esposa de quien fuera colega de Melo antes de llegar al Sename: el actual fiscal del caso SQM, Pablo Gómez. Dado su paso por el organismo de infancia y las más de mil muertes que allí ocurrieron, Melo ha tenido que declarar como testigo frente al persecutor Marcos Emilfork.

En 2015, el fiscal nacional Jorge Abbott, quien trabajó en el Ministerio Público de la Región de Valparaíso con Gómez y Melo, nombró a este último jefe de la Unidad de Responsabilidad Penal Adolescente de la Fiscalía Nacional.

Otro hijo de condenado que guarda estrechos lazos con la actual administración es Juan Jara Opazo, seremi de Justicia de la Región de Antofagasta.

“Es común leer en su twitter (@juanenriquejara) mensajes del polémico ex candidato presidencial José Antonio Kast, los que comparte con mucho entusiasmo”, subrayó luego de su nombramiento el diario El Regionalista, agregando que se ha “caracterizado por publicar… información falsa que promueve la xenofobia” y que en 2009 expuso en una entrevista “su visión sobre la educación como un bien de consumo”.

Precisamente la cartera de Jara tendrá que dirimir sobre posibles beneficios carcelarios o peticiones de indulto de su padre,  oficial (r) que figura en la lista de victimarios del compositor de “Te recuerdo Amanda“.