En Chile:

Investigan millonarias licitaciones “fantasma” en Hospital de San Fernando

La Fiscalía Local de San Fernando abrió una investigación por supuestos delitos informáticos, falsificación de instrumento público y privado, malversación de caudales públicos y fraude al Fisco, cometidos al interior del hospital de la ciudad de O’Higgins en favor de un proveedor de insumos médicos.

El caso estalló a partir de una grabación de audio, proporcionada a la directora del Hospital de San Fernando, María Henríquez González, donde un ex funcionario explicaría el modus operandi utilizado para defraudar los sistemas contables del centro asistencial.

El testigo afirmó que se generaban procesos de compras públicas dobles, adjudicados a proveedores directos -uno real y otro falso-, con el objeto de transferir sumas de dinero por concepto de pagos de facturas ficticias a particulares.

El establecimiento de salud abrió un sumario interno y presentó, en febrero, una querella criminal en el Juzgado de Garantía de San Fernando, calculando la fuga de recursos públicos, en ese momento, en nueve millones de pesos.

La acción legal -revisada por El Ciudadano- acusa “alteraciones sustanciales” en documentos oficiales del Hospital, con modificación de resoluciones administrativas, certificados de disponibilidad presupuestaria, comprobantes de recepción en bodega y órdenes de compra emanadas desde el Portal de Mercado Público.

A modo de ejemplo, detalla el escrito, “en el proceso licitatorio ID Nº 1627-65-LE16, denominado ‘Insumos Clínicos/Recomendado de Compra Curaciones 2016’, se adjudicó una serie de insumos clínicos para el Hospital de San Fernando, siendo aprobadas dichas compras públicas mediante Resolución Exenta Nº 201 de fecha 10 de marzo de 2016, de la Dirección del Hospital de San Fernando”.

En el referido instrumento se observó “una adulteración… puesto que en el proceso de adjudicación de las Líneas Nº 10 y 25, correspondiente respectivamente a 4.500 unidades de apósitos 40×40 cm estéril y 2 cajas apósito 7×20 cm estéril (caja x 500 unidades), existió duplicidad de proveedores adjudicados”.

“Así por una parte se adjudica falsamente mediante adulteración de Resolución Exenta Nº 201/2016 la compra de los productos en cuestión a la empresa Patricio Hidalgo Díaz… por la suma de $3.903.200… y a la misma vez en cruce de información existente en el portal de Mercado Público, se observa que las mismas líneas 10 y 25, fueron adjudicadas legalmente mediante Resolución Exenta Nº 201/2016 a la empresa Servicio Asesorías y Soluciones Financieras Limitada (SASD División Médica)… igualmente por la suma de $3.903.200″, señala.

El libelo consigna además que en los sistemas informáticos del hospital, que procesan la información presupuestaria y contable, se ocultó la existencia de pagos injustificados al proveedor, el 6 de enero de 2017, “acción fraudulenta que solo puede ser efectuada por una persona que tenga acceso a las claves secretas otorgadas a los funcionarios públicos de la Unidad de Contabilidad”.

El incidente, agrega, es de suma gravedad, “ya que antes de percatarse (la Dirección del Hospital) de la modificación del SIGFE (Sistema de Información para la Gestión Financiera del Estado) se desconoce la data en la cual se estuvieron desarrollando estas acciones de encubrimiento de los hechos ilícitos punibles cometidos”.

Directora confirma indagatoria

En un comunicado, el Hospital señaló que “en el mes de octubre de 2016, se toma conocimiento a través de una denuncia formal con respecto a una grabación de voz que se hace llegar a la dirección del hospital”, y que, en noviembre del mismo año, la Fiscalía interna presentó una denuncia penal ante el Ministerio Público, “en atención a que los hechos descritos revestían caracteres de delito”.

La directora del servicio, doctora María Margarita Henríquez, explicó que el año pasado el Servicio de Salud O’Higgins, a petición del centro asistencial, dispuso la realización de una auditoría, “constatándose una serie de actos al margen del actuar administrativo” y un perjuicio fiscal hasta el momento ascendería a $16.503.973.

“Si bien el proceso no es infalible, entrega a la administración un alto estándar de seguridad en cuanto a que el perjuicio fiscal no se incrementaría en mayor medida”, precisó.

La facultativa agregó que “la auditoria se encuentra cerrada y entregada al establecimiento a fin de las mejoras de los procesos internos, de la misma manera se remitirá copia de la misma al Ministerio Publico a fin de que sea parte del proceso de investigación para aportar más evidencia”.

En febrero de 2017, el Hospital de San Fernando presentó una querella en los tribunales de esa ciudad, por los delitos de fraude al fisco y falsificación de instrumento privado y público, acción que fue patrocinada por abogados del Servicio de Salud regional.

“Se han adoptado todas las medidas administrativas tanto para determinar las responsabilidades, como para evitar que estos mismos hechos sucedan en el futuro. No hay funcionarios implicados en forma directa que a la fecha estén prestando servicios o bien estén suspendidos de sus funciones en el contexto del sumario o han renunciado”, puntualizó la Dra. Henríquez.