En Chile:

Exclusivo: Los millonarios sueldos de oficiales de la FACH recontratados por la DGAC

Corría el mes de enero de 2019 cuando el ministro de Defensa, Alberto Espina, dijo que pondría fin a las recontrataciones «por pituto» en las Fuerzas Armadas. La idea era implementar una política «gradual» tendiente a potenciar los concursos públicos abiertos, «quedando aquel que tiene mérito y no aquel que haya tenido amistades», señaló.

La decisión llegó luego de cuestionarse la firma de contratos en el Hospital Clínico de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) con parientes de altos uniformados que ingresaban a trabajar sin cumplir con los procesos normales de selección. Numerosos reportajes daban cuenta de que la situación se repetía con personal jubilado en el resto de las ramas castrenses.

Según los antecedentes recabados por Verdad Ahora, la medida no ha surtido efecto en algunos organismos vinculados con Defensa, y aunque hay ciertos concursos, en la práctica se repiten pagos que abultan pensiones con millonarios sueldos financiados por el Estado.

Es el caso de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), donde miembros del Alto Mando de la FACH han aparecido contratados poco tiempo después de abandonar las filas de la institución, como el general (A) Jorge Gebauer Bittner, quien ejerce desde enero de 2019 como inspector de Operaciones Aéreas con un sueldo de $2.699.150.

También ese año llegaron a la DGAC los generales (A) Manuel Sainz Salas, contratado en marzo por las mismas funciones y remuneración, y Lorenzo Villalón del Fierro, jefe del Subdepartamento de Inspección en Vuelo por $3.830.970 mensuales.

El listado completo de ex oficiales -111, mayormente de la FACH- consta en un documento al que accedió este medio (ver aquí), suscrito por el director general de la DGAC, Víctor Villalobos Collao, ante un requerimiento del Senado originado en septiembre del año pasado y que recién fue contestado a fines de diciembre.

Al leerlo aparecen otros generales de la Fuerza Aérea contratados en períodos anteriores, como los hermanos Juan Carlos Bascuñán Betancourt y Máximo Bascuñán Betancourt, jefe de la Sección de Programación y Control (por $2.542.865) y Jefe de la Sección de Capacitación DSO (por $2.261.397), respectivamente.

Los vínculos laborales del generalato en retiro se extienden a Ricardo Gutiérrez Alfaro, jefe del Museo Nacional y Aeronáutico por $3.881.502; César Mac-Namara Manríquez, director del Departamento de Seguridad Operacional por $5.287.545; John Teare Coopman, «ingeniero en ejecución» por $4.625.947; Jorge Vargas Etcheberry, «inspector de aeronavegabilidad» por $3.398.260, Juan Squella Orellana, director del Departamento de Logística por $4.542.668, y Félix Martínez Baeza, inspector de Operaciones Aéreas por $3.451.357.

Hasta el año pasado, el ex general de Brigada Aérea de la FACH, Luis Meza Figueroa, seguía liderando el Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) de la DGAC. En 2018, la Contraloría pesquisó sus reuniones con el anterior jefe de esa sección, José Allende Varas, cuando, desde el sector privado, omitió transparentar su lobby a favor de la empresa Adexus, de la cual era gerente.

Otro oficial cuestionado en la nómina es el piloto y coronel (r) de Aviación, José Ili Salgado, quien de acuerdo a una nota de Radio Biobío fue sancionado con la suspensión de 30 días de su empleo y multa del 50% de su remuneración por negligencias en el caso denominado «Robo del Siglo». Ili aparece encabezando la Sección de Programación y Control de la DGAC con un sueldo de $3.101.589.

José es hermano de Luis Ili Salgado, general que estuvo imputado por el accidente de Juan Fernández.

EJÉRCITO Y CARABINEROS

Un caso que llama la atención es la llegada a la DGAC del coronel (r) Santiago Parra Zúñiga en agosto de 2019. Parra, quien ya venía siendo acusado por maltratos laborales en la Brigada de Aviación de Ejército, se hizo conocido hace exactamente un año tras condenar por «sedición» al capitán Rafael Harvey, denunciante de corrupción. Hoy Parra es «investigador operacional» de la DGAC con un sueldo de $2.009.796.

En el documento también figura el nombre de Luis Tapia Gatica, ex coronel de Carabineros sancionado por no respaldar con documentos las decisiones financieras adoptadas por el Club Aéreo de esa policía entre mayo de 1998 y diciembre de 1999. Tapia recibe ahora un sueldo de $3.323.025 como «piloto inspector» de la DGAC.

Por Matías Rojas