En Chile:

Ex cabo que involucró a prefecto en caso Matute hace un llamado a Bachelet

Invitado al programa “Bienvenidos” de Canal 13 para conversar sobre la denuncia que realizó en el sitio web Verdad Ahora sobre el nexo de un oficial activo de Carabineros con tráfico de drogas y el caso Matute, el ex cabo Aldo Lillo Parra interpeló directamente a la presidenta Michelle Bachelet para que zanje su desvinculación irregular de la policía.

Lillo, un ex funcionario que se desempeñó en la Prefectura Ñuble hasta 2012, cuando acusó a un superior de ingerir cocaína en un cuartel policial, volvió a apuntar sus dardos al ahora prefecto de Arauco, coronel Jorge Salas Eljatib, quien lo habría amenazado de muerte por seguirle la pista a una red de narcotráfico que operaba en la comuna de El Carmen.

Ese oficial, asegura Lillo, señaló que le pasaría lo mismo que al “sapo del cartel de Coronel” si continuaba involucrándose en dicha investigación, términos que utilizó para referirse al cabo Marco Martínez Sánchez, quien murió en extrañas circunstancias en la ciudad de Coronel días después de ser ligado a un traficante apodado ‘Mañungo’, en julio del año 2000.

Entrevistado por el matinal de la estación de Luksic, el chillanejo afirmó que quien lo amenazó era amigo del jefe de la Dipolcar de Concepción implicado en las pesquisas del caso Matute, mayor Jorge Caamaño, y al mismo tiempo un oficial cercano a ‘Mañungo’.

“(Salas) era el que se dedicaba a tapar indicios de algún delito”, afirmó, agregando que ante la ministra Carola Rivas han declarado más funcionarios por situaciones similares a las que él vivió.

Con respecto a la vinculación que existiría entre el cabo Martínez y la desaparición de Matute, Lillo señaló que el primero “sabía qué personeros estaban involucrados en el tráfico de drogas” y que, en dicho sentido, pudo haber tenido acceso a información privilegiada sobre el sitio en donde fueron encontradas las osamentas de Coke y la identidad de sus captores.

“Ojalá que (Bachelet) se coloque la mano en el corazón y trate de solucionar mi problema”, dijo Lillo, haciendo mención del artículo 32, inciso 11, de la Constitución Política de Chile, que faculta a la jefa de Estado para conceder jubilaciones y retiros, algo que Carabineros no le entregó a su familia, estando su señora con Párkinson y cumpliendo casi 18 años de servicio, luego de ser expulsado de la institución.

“En estos momentos estoy en el Ministerio del Interior. Dicen que fue una forma precipitada de echarme de Carabineros y están indagando esta situación”, puntualizó.