En Chile:

Doctora del Minsal que defiende el timerosal en vacunas trabajó para cuestionada farmacéutica

Entre los años 1997 y 1998, la ex presidenta del Instituto de Salud Pública (ISP) y actual cabecilla del Comité Asesor en Vacunas del gobierno de Piñera que rechazó la prohibición del timerosal, Dra. María Teresa Valenzuela, integró la directiva de la cuestionada farmacéutica británica SmithKline Beecham, convertida hoy en GlaxoSmithKline (GSK).

Así señala una publicación plasmada en la Revista Chilena de Pediatría en su edición de abril de 2008, que enumera los “potenciales conflictos de interés” de tres miembros de un Grupo de Trabajo destinado a investigar el Virus Papiloma Humano (VPH), entre los que se menciona a Valenzuela.

El extracto también afirma que la doctora asistió a “una reunión científica con auspicio de GSK en 2004 y a una reunión científica con auspicio de Merck en Diciembre de 2006”.

En noviembre de 2012, Verdad Ahora informó sobre la monumental inversión de casi 62 millones de dólares del Estado chileno para costear la compra de vacunas de GSK, con motivo de una aceleración atípica del proceso de vacunación contra la meningitis ordenada por el presidente Sebastián Piñera.

En ese momento, la farmacéutica estaba siendo cuestionada por la muerte de 14 bebés argentinos durante ensayos ilegales de vacuna realizados en el país trasandino, según documentos emitidos por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología de Argentina (ANMAT).

Los cargos imputados en dicha oportunidad por el juez argentino Marcelo Aguinski contemplaron la falsificación de autorizaciones parentales y experimentación ilegal con seres humanos, lo cual se unió de forma paralela con denuncias provenientes de Estados Unidos que obligaron a GSK a pagar una multa de 3 mil millones de dólares por promover el consumo no certificado del antidepresivo Paxil (paroxetina) en menores de 18 años.

Con el fomento de un veto a la recientemente aprobada ley que restringe el uso del timerosal (mercurio) en las vacunas, el Ministerio de Salud de Jaime Mañalich ha estrechado su cercanía con la industria farmacéutica, poniendo a la cabeza del Comité Asesor en Vacunas y Estrategias de Inmunización (CAVEI), precisamente, a una persona que ha defendido los intereses comerciales de GSK.

Presidente envía veto por ley de Timerosal

Una declaración del Comité Consultivo de Inmunizaciones de la Sociedad Chilena de Infectología publicada en septiembre de 2008, también reconoce los potenciales conflictos de interés de otros dos miembros actuales del CAVEI: el doctor Miguel O’Ryan, quien “ha recibido financiamiento de GSK por coordinar estudios clínicos… ha recibido honorarios de GSK como conferencista y por asesorías en vacuna distinta a VPH”, y el infectólogo Rodrigo Vergara, quien “ha recibido financiamiento de GSK para estudios clínicos… ha asistido a congresos o reuniones científicas con auspicio de GSK”.

La agresividad de la contra-campaña de las farmacéuticas para defender el timerosal se acentuó con un inserto del CAVEI en el diario El Mercurio, que negó cualquier vínculo del mercurio con el autismo. El ministro de Salud, Jaime Mañalich, se sumó personalmente a la acción al manifestar que la ley contra timerosal es “dañina para la salud pública de nuestro país”.

Cabe destacar que incluso la Food and Drug Administration de Estados Unidos (FDA) – cuestionada en otros ámbitos por la medicina no convencional – considera como iniciativa de gobierno el reducir las cantidades de timerosal de las vacunas. “La FDA ha trabajado activamente con los fabricantes, particularmente aquellos que fabrican vacunas de la infancia, para alcanzar el objetivo de eliminar el timerosal de las vacunas”, señala el sitio web oficial del organismo.