En Chile:

Carabinera desvinculada con depresión posparto busca regresar a la institución

“Estar embarazada no puede significar un obstáculo para el desarrollo y la carrera profesional del personal femenino”, aseguró el general inspector de Carabineros Fernando Petit en una exposición realizada ante la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados el pasado 5 de junio.

Petit afirmó que la Orden General N° 2324 del 10 de marzo de 2015 sobre normas de “protección de la maternidad, la paternidad y la vida familiar”, se está empezando a cumplir a rajatabla en Carabineros, ya sea con funcionarios de planta, llamados al servicio, a jornal o a trato y además respecto a aquellos contratados por resolución (CPR).

“Hoy en día la mujer ya está en plena igualdad al interior de la institución”, declaró la general Pamela Olivares, jefa de la Zona de Prevención y Protección de la Familia.

En este contexto, hace un mes y medio, el nuevo general director de Carabineros Hermes Soto dio el vamos a la reincorporación de la teniente Andrea Neira, quien denunció que había sido alejada de las filas en 2015, cuando su hijo tenía cuatro meses de edad y ella contaba con fuero maternal.

Aunque el asunto adquirió notoriedad pública y llevó a la primera dama Cecilia Morel a señalar que las carabineras no pueden ser “castigadas por su maternidad”, aún se mantienen arbitrariedades de la misma índole.

Otro caso desconocido, pero que a la fecha no ha tenido solución, es el de la ex cabo segundo de iniciales K. B. C., quien recientemente escribió una carta al presidente Sebastián Piñera solicitando se revise el acto administrativo que la sacó de la policía tras un embarazo.

Representada por el abogado Marcos Herrera Chirino, la otrora funcionaria explicó al mandatario que fue desvinculada a consecuencia de licencias médicas entre julio de 2015 y principios del mes de marzo de 2016, luego de ser diagnosticada con depresión posparto.

“Su excelente hoja de vida da cuenta que durante los siete años que sirve a la Institución de Carabineros nunca ha sido sancionada por ningún tipo de situación ni falta. A contrario sensu, ha sido destacada por su gran vocación al servicio público”, resalta el escrito firmado por el jurista.

Se argumenta que la Comisión Médica de Carabineros nunca se preocupó de brindar psicoterapia a K. B. C., y que ésta solo fue atendida escasos minutos -“llegando a sentirse discriminada”- por el mayor (s) Rainel Puvogel, quien declaró la imposibilidad física de la uniformada y contribuyó a su exoneración.

También se plantea que al momento de ser notificada, la cabo estaba “desarrollando sus actividades laborales en forma normal y con óptimas condiciones, situación que es respaldada y verificada por su jefe, el teniente de Carabineros Fabián Díaz Fredes, Jefe de la Tenencia Santa Rosa de Chena”.

La Moneda contestó a través del director de Gestión Ciudadana, Carlos Cruz-Coke, que por temas de agenda no sería posible recibir a la afectada, y que todos los antecedentes de la situación laboral fueron derivados para estudio “al Gabinete de la Subsecretaría del Interior, del cual depende la División de Carabineros”.