En Chile:

Argentina: Buscan limitar la compra de tierras rurales por parte de extranjeros

Por Luis Ceriotto (Clarín.com)

28 de abril, 2011

El Gobierno enviará al Congreso un proyecto para poner límites a la adquisición de tierras rurales por parte de personas y empresas extranjeras. El nuevo tope será de 1.000 hectáreas en todo el país para cada individuo extranjero o empresa con 51% o más de participación de capitales del exterior. Además, establece que no se podrá vender a extranjeros ni una sola hectárea más allá del 20% de las 206 millones de tierras rurales que hay en la Argentina.

La iniciativa fue anunciada ayer por la presidenta Cristina Fernández por cadena nacional y, según fuentes del Gobierno, resumió en buena medida varios de los 20 proyectos presentados previamente en el Congreso por legisladores de ocho bloques, oficialistas y opositores. De esos proyectos, 11 tienen hoy estado parlamentario.

Cristina Fernández fue taxativa en que el proyecto no es retroactivo para los extranjeros que ya tienen más de 1.000 hectáreas en el país.

“La medida no afectará los derechos ya adquiridos, porque significaría cambiar las reglas del juego y afectar a aquellos que adquirieron tierras legítimamente”, dijo la Presidenta. “No somos nada originales, nos hemos copiado de Brasil, de Canadá, de Estados Unidos, de Francia y de Italia, países del primer mundo que tienen fuertes restricciones a la adquisición por parte de extranjeros de sus propias tierras”, agregó.

No existe un relevamiento que permita determinar cuánto del territorio argentino está en manos de capitales extranjeros: el proyecto encarga esa tarea al Ministerio de Justicia, durante los 180 días posteriores a la sanción de la ley.

Hay casos conocidos por la fama de sus propietarios, como los estadounidenses Douglas Tompkins y Ted Turner, el británico Joe Lewis (dueño del Hard Rock Café) y los hermanos italianos Benetton. También hay empresas como Adecoagro, de capitales extranjeros, que explota unas 75.000 hectáreas. Esos y los demás propietarios de origen extranjero, según el proyecto, deberán declarar su titularidad ante un nuevo organismo: el Consejo Interministerial de Tierras Rurales, que dependerá de los ministerios de Justicia, Defensa, Agricultura e Interior, la secretaría de Medio Ambiente y de los gobiernos provinciales.

“Hay estudios privados que aseguran que un 15% del territorio está en manos de extranjeros . Pero el único relevamiento disponible, con nombre y apellido, arroja 6,3 millones de hectáreas, que representa menos del 3% de las tierras”, dijeron fuentes del Gobierno.

¿Qué son las tierras rurales? Para el proyecto, es todo predio o terreno que no está dentro de un ejido urbano. En Agricultura estiman que sobre casi 280 millones de hectáreas que tiene el territorio continental, 206 millones son de uso rural y otros 74 millones corresponden al territorio cordillerano, de escaso o nulo uso rural.

El tema, de paso, fue recibido con ánimo dispar entre los ruralistas de la Mesa de Enlace. Eduardo Buzzi calificó el proyecto como “ un triunfo de la Federación Agraria ”, mientras que el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, se mostró escéptico: “Es un tema importante que requiere una discusión profunda y sin apuro , ya que los tiempos cambiaron. Pero habría que preguntarse por qué son los extranjeros los que hoy pueden comprar tierra en nuestro país y no lo productores nacionales”, dijo.

Qué dice el proyecto

-Los extranjeros no podrán tener más del 20 por ciento del total de las tierras rurales del país.
-Se entiende por extranjero a personas de otra nacionalidad o empresas con más del 51% del capital extranjero.
-Los extranjeros no podrán tener más de 1.000 hectáreas de tierras rurales cada uno. Sólo como ejemplo, los Benetton compraron más de 900.000.
-Hay otra restricción por país: los ciudadanos de una misma nacionalidad no podrán tener más del 6% del total de la tierra rural del país.

  • Anónimo

    Roberto L.:
    Esta medida sería una gran noticia si es que en los ultimos tiempos, aquellos que promulgan la ley no se habrían juntado con magnates arabes para vender o alquilar tierras para la soja, o no habrían otorgado 200mil hectareas a los chinos para la soja, o no serían amigos de Peter Munk de la Barrick Gold. Esta idea de ley es otro simulacro más. Y no intenta mas que centralizar el manejo de las tierras a los capitalistas argentinos de la soja. Tan facil para los extranjeros como llamar a un amiguito vendepatria y pedirle que le compre unas miles de hectareas. Le darán mas poder al poder.

  • Anónimo

    Eso mismo deveria hacer Chile…

POSTS POPULARES