En Chile:

Video: Desmontando las conclusiones de la Comisión Warren en 5 minutos

Con su característica ironía, el periodista independiente James Corbett del sitio web The Corbett Report nos muestra un breve relato sobre las incongruencias en la versión oficial del asesinato de John F. Kennedy. El video se titula “JFK: Una teoría conspirativa” y desmonta paso a paso la historia creada por la Comisión Warren para justificar la presunta participación y móvil de Lee Harvey Oswald a 50 años del crimen.

Para más detalles sugerimos revisar las referencias contenidas en la transcripción del texto.

Asesinato de Kennedy: Desmontando las conclusiones de la Comisión Warren

Lee Harvey Oswald era un típico comunista anti-estadounidese de Louisiana y como todos los amantes ruskis del sur creció viendo dramas de espías, se hizo voluntario en una patrulla aérea dirigida por un agente contratista de la CIA y se unió a los Marines de EEUU. Apodado «Oswaldsky» por su tendencia a hablar ruso y vociferar propaganda soviética, se le entrenó y envió a una de las bases más sensibles del mundo, supervisando el avión U-2 que espiaba a rusos y chinos.

Después de contraer gonorrea en servicio, se le probó su idioma ruso antes de ser desvinculado para cuidar a su madre, que no estaba enferma, volando a Europa con dinero que no tenía y en aviones que no existían para llegar al Helsinki, donde se alojó en el hotel más lujoso, antes de entrar a la Unión Soviética en medio de la Guerra Fría. Ahí mantuvo un registro detallado de bases soviéticas, anotó «microdots» y cargó una cámara de la CIA, antes de regresar a EEUU en un jet militar, usando dinero de la embajada de EEUU.

Después de entrar a EEUU luego de, supuestamente, desertar del enemigo, se instaló en Nueva Orleans donde apareció en entrevistas de radio y TV, peleó a combos en la calle y entregó panfletos de un grupo cubano pro-Castro compartiendo lugar con un ex agente del FBI metido en grupos anticastristas financiados por el Estado.

Mudándose a Texas y amigándose con un petrolero ruso que lo ayudó a obtener empleo en la Biblioteca Escolar de Texas, Oswald se encargó de que su intento de asesinar se conociera, al tratar de asesinar a un general derechista del área y haciendo peligrar cualquier plan para matar al presidente, enviando fotos de él posando con un rifle a sus amigos cercanos.

La mañana del 22 de noviembre de 1963, Lee Harvey Oswald fue a trabajar a la biblioteca justo por donde pasaría el presidente. Después de hacer que el Servicio Secreto se retirara antes de entrar a la Plaza Dealey, Oswald armó un nido de francotirador haciendo 3 tiros en 6 segundos liberando 4 balas sin dejar nitrato en su mejilla (lo cual nunca se ha vuelto a hacer), incluyendo una bala que pudo crear 7 heridas (lo cual nunca se ha vuelto a hacer), penetrando 15 pulgadas de tejido, 4 pulgadas de costilla y un hueso, para salir casi en perfectas condiciones en el hospital… lo cual nunca se ha vuelto a hacer.

Luego bajó las escaleras y sacó una bebida de la máquina a segundos del asesinato, antes de irse a casa, agarrar sus cosas, atravesar la calle, disparar a un policía, entrar a un cine y esperar ser arrestado. Después de apuntar su arma a un policía que pululaba en el cine, fue sacado por la puerta delantera (¿o trasera?), y custodiado por la policía. Una vez ahí, no se le imputa el asesinato del presidente. Y como todos los comunistas que odian a EEUU y recién han matado al presidente en furia roja, negó haberlo hecho.

Antes de ser transferido a la cárcel, un secuaz de la mafia le disparó en vivo, supuestamente indignado por la muerte del presidente, a cuyo hermano odiaba, luego diciendo que fue parte de una conspiración que el mundo nunca conocerá.

Hoover escribió un memorándum esa semana, exigiendo que el público estuviera convencido que Lee Harvey Oswald fuera un asesino solitario. LBJ asignó al comisionado Warren diciéndole que debía concluir que Oswald asesinó solo y, por suerte, esa comisión concluyó exactamente lo mismo.

POSTS POPULARES