En Chile:

Los dueños de Chile toman las riendas: el nuevo gabinete Bachelet

Hombres vinculados a los grupos Luksic, Edwards y Matte quedan a cargo de ministerios clave en el primer gabinete del próximo gobierno de Michelle Bachelet, asegurando la continuidad de la gobernabilidad neoliberal.

Este viernes, la presidenta electa dio a conocer a los integrantes del gabinete con el que asumirá el poder el 11 de marzo. La líder de la ‘Nueva Mayoría’ colocó en ministerios claves – como Hacienda o Educación – a personajes estrechamente vinculados a la élite empresarial.

Hacienda: Luksic no tiene nada que temer.

En agosto de 2013, el Grupo Luksic – a través de un informe del Banco de Chile – le dio el visto bueno al programa de la Nueva Mayoría. Agentes del grupo Luksic como el nefasto René Cortázar y Alberto Arenas formaron parte del comando de Bachelet. JP Morgan – el banco de inversión más grande del mundo – aplaudió el programa de Bachelet, afirmando en un documento que tiene “muchas ideas pro-mercado”.

Bachelet encargó a cartera de Hacienda al economista Alberto Arenas. Arenas – artífice de la reforma tributaria del programa de la Nueva Mayoría – trabajó en la dirección de estudios del Banco Sudamericano y fue director de presupuestos del anterior gobierno de Bachelet. Desde esa posición implementó la Pensión Básica Solidaria, un esfuerzo por reformar el sistema de pensiones sin tocar ni mucho menos eliminar el sistema de AFPs.

En 2010, Arenas fue instalado por Andrónico Luksic junto a René Cortázar en el directorio de Canal 13. Luego pasaría a incorporarse al equipo programático de Bachelet.

Energía: “Hidroaysén no está muerto”.

A cargo del Ministerio de Energía quedó el empresario “de izquierda” Máximo Pacheco Matte, vinculado sanguíneamente con las familias Matte y Alessandri.

Meses atrás, en entrevista con revista Qué Pasa, Pacheco afirmó que “Hidroaysén no está muerto” y que Chile “tiene enormes recursos hidroeléctricos, por lo tanto, cómo construir una matriz energética armónica, equilibrada, diversa, renovable, más las energías nuevas, más las tradicionales, es una cosa que tenemos que ir de a poco conciliándola”.

Estas declaraciones se contradicen con las de la presidenta electa durante la campaña, quien manifestó que Hidroaysén “no tenía viabilidad”.

Trabajo: la conexión Edwards.

Javiera Blanco, la nueva ministra del trabajo, formó parte del directorio de la Fundación Paz Ciudadana entre 1998 y 2006.

Paz Ciudadana fue creada por el dueño de El Mercurio, Agustín Edwards, para “permear a la opinión pública y a los gobiernos de que la delincuencia es la principal preocupación de la ciudadanía de un país con uno de los más bajos índices en el área del continente.”

Durante el primer gobierno de Bachelet se desempeñó como subsecretaria de Carabineros para luego regresar a la fundación de Edwards en 2010.

Educación: la gran batalla.

En educación, Bachelet instaló al ex ministro de Hacienda de Ricardo Lagos, el economista Nicolás Eyzaguirre.

Luego del golpe de Estado, Eyzaguirre – que había sido DC y luego PC – se estableció en Estados Unidos donde se convirtió al neoliberalismo.

Como ministro de Lagos, fue uno de los artífices de la recuperación de la crisis asiática, forjando una alianza entre el gobierno y los grandes grupos económicos, confirmando el carácter neoliberal de la Concertación.

En 2008, Eyzaguirre se convirtió en Director para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), una de las principales organizaciones del capitalismo mundial, responsable del saqueo de los países del Tercer Mundo durante las décadas del 80 y 90, y de los actuales ajustes neoliberales en Grecia, España y otros países europeos.

A mediados de 2012, Eyzaguirre abandonó su cargo en el FMI para integrar el directorio de Canal 13 por invitación de Andrónico Luksic, donde se mantuvo durante un par de meses.

Una vez conocido el nombre de Eyzaguirre, los dirigentes de la CONFECH manifestaron sus aprehensiones respecto al nuevo ministro.

Melissa Sepúlveda, presidenta de la FECH, explicó que “Es una persona vinculada al mundo empresarial, estuvo en el directorio de Canal 13, propiedad de Andrónico Luksic y no se ha pronunciado respecto de las demandas del movimiento estudiantil, excepto un tibio titular respecto de que estaría a favor de la gratuidad en la educación.”

El presidente de la FEUSACH, Takuri Tapia fue tajante: “Su historia lo condena, fue uno de los ministros de Lagos y en conjunto con Bitar creó el CAE, que endeudó a miles de estudiantes, y que del 2011 hasta hoy tiene a los estudiantes en las calles.”

Colocar a agentes del empresariado local e internacional en ministerios clave sólo confirma que el principal objetivo del nuevo gobierno de Bachelet es preservar la gobernabilidad neoliberal sin realizar reformas estructurales que puedan amenazar su hegemonía.