En Chile:

¿Existe un plan de la CIA para matar a Kim Jong-un?

En marzo de 2017, Corea del Norte acusó a la CIA -encabezada por Mike Pompeo- y al Servicio de Inteligencia Nacional de Corea del Sur (NIS) de complotar para “asesinar a su líder Kim Jong Un con una bomba química en un desfile militar en Pionyang”, evoca el profesor Michel Chossudovsky del sitio canadiense Global Research.

La Casa Blanca no contestó la acusación, y pese a que los medios recordaron el “largo historial” de asesinatos políticos de la CIA, la noticia pasó rápidamente a segundo plano.

“Lo que la prensa falló en reportar fue que el supuesto intento de magnicidio contra Kim (el 5 de mayo de 2017) ocurrió 5 o 6 días después del arribo de Mike Pompeo a Seúl durante el fin de semana del 29 al 30 de abril para reunirse con su contraparte de inteligencia”, la embajada y el Ejército de EEUU, plantea Chossudovsky.

Cerca también de esas fechas, entre el 9 y 10 de mayo, el nuevo presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, asumió el cargo.

“El cronometraje de las reuniones de Pompeo en Seúl fue crucial: a inicios de marzo de 2017, el equipo de inteligencia del Servicio de Inteligencia Nacional de Corea del Norte (alias KCIA), liderado por el peón de Langley, Lee Byung-ho, todavía era controlado por los subordinados de la presidenta Park Geun-hye (hija del fallecido dictador Park Chung-hee, asesinado en 1979)”, explica el académico.

Los medios surcoreanos, agrega, confirmaron que Pompeo se reunió a puertas cerradas con el jefe del espionaje de NIS, como también con “altos funcionarios de la oficina presidencial” de Park.

“El equipo de NIS bajo la presidencia de la señora Park se involucró activamente en un sistema de propaganda destinado a influir en la votación de las elecciones de 2012 que llevaron a la victoria de Park… Tras la llegada de Moon a la presidencia… un nuevo líder para el Servicio de Inteligencia Nacional de Corea del Sur (NIS), Suh Hoon, fue designado… La pregunta es: ¿perdió la CIA control de su enlace histórico en NIS?”, cuestiona.

En octubre de 2017, el director de la CIA Mike Pompeo -quien ya había sido movido por Trump al Departamento de Estado norteamericano- bromeó con la existencia de un plan para sacar del camino al líder norcoreano. “Si Kim Jong-un repentinamente muere, no me pregunten por ello… considerando la historia de la CIA, no hablaré de ello”, afirmó.

Pompeo es la persona que hoy está a cargo de las negociaciones de paz con Pionyang, las que están a punto de ser canceladas. De acuerdo al analista de Global Research, el ex mandamás de la inteligencia estadounidense podría retomar la opción del magnicidio como “plan B” si éstas no llegan a puerto.

Cabe indicar que luego de la reunión del 26 de mayo entre Moon y Kim, el presidente sucoreano dijo estar “perplejo” ante la decisión de Trump de suspender la cumbre de Singapur y pidió que Washington y Pionyang resuelvan sus diferencias a través de “un diálogo más cercano y directo”.