En Chile:

Caso Matute: Crecen dudas sobre intervención de Carabineros y pericias en el FBI

El mayor en retiro de Carabineros, Andrés Ovalle, y el editor del sitio web de investigación periodística, Verdad Ahora, Matías Rojas, denunciaron el envío irregular al extranjero de tres muestras de sangre del caso Matute y su eventual manipulación por una perito estadounidense acusada de falsificar más de 100 informes de ADN, según desclasificó el propio FBI el año pasado.

Invitados al programa Bienvenidos de Canal 13, tanto Ovalle como Rojas analizaron los nuevos antecedentes aportados al proceso por la desaparición del universitario Jorge Matute Johns, que ahora se aboca a investigar la posibilidad de un secuestro y la presunta participación de funcionarios de la policía uniformada ligados al tráfico de drogas en el crimen del joven penquista.

La información del FBI, desconocida hasta ahora por la justicia chilena, fue obtenida a raíz de una solicitud presentada por el editor de este medio de comunicación al Departamento de Justicia de Estados Unidos a través de la Ley de Libertad de Información de ese país (FOIA, por sus siglas en inglés).

El mayor Ovalle, quien fuera desvinculado de la policía junto a Shirley Villouta, la perito del Labocar que levantó la evidencia desde los cimientos de la discoteque La Cucaracha, volvió a señalar que el caso Matute representa “el ícono de la corrupción”. Asimismo responsabilizó por el rompimiento de la cadena de custodia de la sangre al jefe de la Dirección de Drogas de la época, el general Juan Donati Pino (en la fotografía).

“¿Quién tiene la capacidad para poder involucrarse con un organismo internacional de la envergadura del FBI y lograr este objetivo?”, preguntó abiertamente el ex oficial de Carabineros, refiriéndose a que las muestras no fueron peritadas como correspondía y a que, pese a una alerta emitida desde Washington en noviembre de 2002, la evidencia no fue enviada para un segundo análisis por las autoridades chilenas.