En Chile:

Barcos de guerra rusos llegan a Siria para prevenir ataque de la OTAN

Barcos de guerra rusos han entrado en aguas territoriales sirias, en una agresiva movida impulsada para prevenir cualquier ataque de la OTAN contra ese país bajo el pretexto de una «intervención humanitaria».

«Buques de guerra rusos arribarán a las aguas territoriales sirias, señaló el jueves una agencia de noticias siria, indicando que la medida representa un mensaje claro a Occidente de que Moscú se opondría a cualquier intervención extranjera por los disturbios civiles en el país», informó Haaretz.

Rusia ha intensificado sus esfuerzos para defender a Siria en los últimos días, con el canciller Sergei Lavrov dispuesto a calificar la violencia en el país como una guerra civil desafiando las afirmaciones de las potencias occidentales de que el presidente Bashar al-Assad estaría supervisado una sangrienta represión contra manifestantes inocentes.

Como observamos antes del ataque a Libia, que también fue enmarcado como una «intervención humanitaria», las potencias de la OTAN están dispuestas a demonizar el gobierno de Assad, mediante la caracterización de los ataques de sus fuerzas como atrocidades, mientras ignoran los ataques similares de las fuerzas de la oposición, como la redada de esta semana a un complejo de inteligencia de la fuerza aérea siria donde murieron o resultaron heridos 20 guardias de seguridad.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Mark Toner rechazó las declaraciones de Rusia de que Siria está en una guerra civil, diciendo: «Creemos que es en gran medida el régimen de Assad quien está llevando a cabo una campaña de violencia, intimidación y represión contra manifestantes inocentes.»

Por supuesto, escuchamos una retórica similar, incluso mientras los rebeldes de Al-Qaeda respaldados por la OTAN pilotaban aviones de combate y disparaban granadas impulsadas por cohetes en Libia, acciones también realizadas por llevadas «manifestantes inocentes», se nos dijo en aquel momento.

Como hemos informado anteriormente, a pesar de la abrumadora especulación de que Irán podría ser el próximo blanco de un asalto militar, es más probable que Siria sea el objetivo para la próxima andanada de cambio de régimen apoyada por la OTAN.

El presidente estadounidense, Barack Obama, recibió el balón rodante nuevamente en agosto, cuando pidió la renuncia al presidente al-Assad. La ONU ya ha retirado todo el personal no esencial del país.

Sin la ayuda de Rusia, Siria estaría en mayor medida indefensa ante un ataque de la OTAN. «No veo ningún problema puramente militar. Siria no defensa alguna contra los sistemas occidentales… [Pero] sería más arriesgado que Libia. Sería una operación militar pesada», comentó el ex jefe de la Fuerza Aérea francesa, Jean Rannou.

Teniendo en cuenta que la prensa occidental ha demostrado ser experta en fabricar mentiras para justificar intervenciones militares, si las acciones del régimen de Assad representan atrocidades reales o conductas legítimas en el contexto de una guerra civil, sigue siendo poco claro. Algunos han afirmado que los abusos están siendo retocados, mientras que tanto el ex agente de la CIA, Robert Baer, y el ex-funcionario del MI6 Alastair Crooke apuntan a que el pueblo sirio definitivamente desea un cambio, pero no en la forma de un asalto «humanitario» de la OTAN.