En Chile:

Trilateral Alejandro Foxley es propuesto para presidir el FMI

Alejandro Foxley, miembro de la Comisión Trilateral y ex ministro de Hacienda de Chile, ha sido propuesto para reemplazar a Strauss Khan como presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de que éste renunciara a sus funciones al ser acusado de delitos sexuales.

El presidente de la DC, Ignacio Walker, junto al senador Andrés Zaldívar y el diputado Jorge Burgos, presentaron el viernes pasado una solicitud al gobierno chileno para que considere la postulación del ex ministro al cargo del organismo internacional. En la reunión estuvo presente el actual ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

“Alejandro Foxley reúne todas las condiciones para dirigir el Fondo Monetario Internacional”, declaró Larraín.

El anuncio se produce a poco más de un mes de la reciente reunión mantenida los días 8 y 10 de abril pasados por la Comisión Trilateral, entidad privada creada en 1973 por el banquero David Rockefeller y Zbigniew Brzezinski, de la cual Foxley es miembro.

Según la lista oficial de asistentes a la reunión de 2011, que puede encontrarse en la página oficial de la Comisión, ésta ostenta entre sus únicos dos miembros chilenos a Alejandro Foxley y Andrónico Luksic, quien en el último tiempo se ha hecho con grandes acciones en el sector de combustibles, medios de comunicación y minería.

Según un artículo escrito por el autor y político Lyndon Larouche en 1978, la Comisión dirigió en junio del mismo año “una sesión de estrategias, por parte de fuerzas monetarias con conexiones británicas, para mantener el control político global”, contextualizándose en un “apoyo completo al Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional como árbitros finales de toda política económica y energética”.

En una entrevista de 1986 con Brian Lamb, Zbigniew Brzezinski responde los cuestionamientos del animador respecto a que “hay sospechas de una conspiración a través de la Comisión Trilateral y el Consejo de Relaciones Exteriores” con la intención de crear un gobierno mundial centralizado. Ante esto, Brzezinski replicó, “si alguno de tus televidentes tiene mente de conspiración, aquí está uno de los conspiradores”.

En cuanto a la afinidad que las redes globales de poder económico tienen con Alejandro Foxley, un artículo del diario La Nación, fechado en mayo de 2004, menciona ciertos comentarios favorables que David Rockefeller habría emitido al sobrino del ex ministro durante una visita a España.

“Si tú eres sobrino de Alejandro Foxley, mereces un abrazo, pues yo lo admiro”, soltó Rockefeller, procediendo a entregar su tarjeta personal del Chase Manhattan Bank. Según lo que se desprende del artículo, el sobrino del ex ministro concibió esto como “si el Papa Juan Pablo II te diera una estampita con su dirección de Plaza de San Pedro, número 1”.

Más allá de lo que parece ser una simple anécdota, el hecho es que Rockefeller efectivamente ha tenido un vínculo con las políticas nacionales, especialmente durante los últimos años de gobierno de la Concertación. Este respaldo se traduce, por ejemplo, en el apoyo incondicional representado por el empresario Andrés Navarro, dueño de Sonda y miembro del directorio del Council of the Americas (fundado por David Rockefeller), a la candidatura de Ricardo Lagos y los anteriores mandatarios de la actual oposición.

El mismo Navarro, cuya empresa proporciona la tecnología utilizada en las tarjetas Bip! del Transantiago, ha reconocido formar parte de un “grupo de empresarios democráticos” que ha financiado las campañas de la Concertación desde 1999.

Entendiendo así que ambos lados del espectro político parecen consensuar en puntos decisorios claves, no sería sorpresa imaginar que el actual gobierno esté de acuerdo con proponer a Alejandro Foxley como candidato a la presidencia del FMI, independientemente de si en el pasado el actual oficialismo se opuso a sus políticas económicas o su rol en la Cancillería chilena.