En Chile:

Mayor (r) de Carabineros que investigó caso Matute se querella contra La Tercera

El ex oficial a cargo del equipo de Carabineros que indagó la desaparición del estudiante Jorge Matute Johns en el año 2000, Andrés Ovalle, interpuso una querella criminal contra el representante legal del Grupo Copesa, Rodrigo Errázuriz, por el supuesto delito de calumnias con publicidad.

La acción fue entablada en el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago e imputa negligencia inexcusable detrás de la publicación difundida a través de Revista Paula en abril de 2018, titulada “El hombre que pudo resolver el caso Matute“.

Dicha nota informó las conclusiones de la ministra en visita Carola Rivas, apoyadas en datos aportados en la causa por el ex subcomisario de la PDI Carlos Stuardo, respecto a la eventual existencia de un ataque sexual contra el joven Matute que provocó su muerte.

El libelo reclama específicamente contra dos párrafos contenidos en el suplemento de La Tercera.

El primero indica que, en pleno estancamiento del proceso, “Carabineros envió al mayor Andrés Ovalle a investigar. Su tesis fue que por celos el dueño de La Cucaracha, Bruno Betanzo, había ordenado a su guardia apodado El Oso darle una paliza y se habría sobrepasado, causando su muerte y escondido el cuerpo”.

El texto agrega que, un año después, “el mayor Ovalle fue sancionado por su institución cuando se reveló que había manipulado a un falso testigo para acusar a Betanzo”, afirmación que -denuncia la querella- se aparta totalmente de la realidad.

“Nunca fue sancionado disciplinaria ni administrativamente por tamaña falacia que se publicó”, subraya el escrito judicial. “De ser ciertas las aseveraciones vertidas, la Dirección de la Revista ‘Paula Digital’ o el mismo periodista a cargo de la investigación, debería haberse dado el trabajo de solicitar su hoja de vida por Ley de Transparencia, con indicación específica de la sanción que pudiera registrar por el hecho que da a conocer públicamente”.

“De esa forma”, añade, “se hubiese cerciorado que nada existe al respecto, ya que la situación de haber manipulado a un falso testigo jamás ocurrió”.

Ovalle, quien actualmente se desempeña como perito en policiología forense, pidió ejercer conforme a la Ley de Prensa su derecho a réplica, el cual no fue concedido por la querellada.

“Esta parte ha sufrido como consecuencias de las infamias públicas recibidas, una serie de repercusiones que afectaron y afectan diferentes ámbitos de su rutina personal, como lo son su vida familiar, interpersonal, su salud mental y sobre todo su desempeño y proyección laboral…. (El medio) nunca consideró que detrás del mayor (r) de Carabineros existe un padre, un hijo, un hermano y un esposo”, argumenta la presentación.

“Esta es una grave consecuencia por faltar a la verdad y desmerecer la rigurosidad en el trato de la información, que en rigor se contrapuso a la realidad, donde él solo es responsable y podrá responder por haber realizado un correcto trabajo policial, reforzado positivamente a través del tiempo, a pesar de la escasa transparencia con la que actuaron altos mandos de la institución policial a la cual representaba, en lo que respecta específicamente a la causa por la desaparición y muerte de Jorge Matute Johns”, finaliza.

El tribunal citó a los intervinientes a una audiencia para el próximo miércoles 28 de noviembre.