En Chile:

Critican al Frente Amplio y al PC por restarse en votación de TLC con Uruguay

La Cámara de Diputados votó favorablemente el jueves la firma del TLC Chile-Uruguay con 79 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones. Según Radio Universidad de Chile, “la discusión estuvo marcada por la ausencia de la totalidad de las bancadas del Frente Amplio y el Partido Comunista, las que a esa hora prefirieron trasladarse a la Marcha por la Educación”.

La periodista, representante de la Red de Acción en Plaguicida e integrante de la plataforma “Chile Mejor sin TLC”, Lucía Sepúlveda, explicó al medio que el tratado suscrito “no es de libre comercio, es lo que llamamos tratados de segunda generación, porque en lugar de preocuparse realmente del comercio permite que entren otras materias relacionadas con nuestra vida común, con la cotidianidad de la gente y con el destino del país”.

Sepúlveda afirmó que el incidente del diputado Ignacio Urrutia, quien calificó de “terroristas” a las víctimas de la dictadura, “copó los titulares, pero no se dio ni siquiera unos minutos para decir la trascendencia de este asunto… ocurre que los cambios que están pidiendo los estudiantes, los cambios de quienes vamos a marchar contra las AFP o que vamos a defender el agua el próximo domingo, tiene que ver con este tipo de tratados”.

“Chile Mejor sin TLC” emitió el siguiente comunicado al respecto:

Luego de la aprobación del Tratado de Libre Comercio entre Chile y Uruguay el pasado jueves, en la Cámara de Diputados, la Plataforma Chile Mejor sin TLC señala lo siguiente:

1. Es irresponsable con el país que un tratado de libre comercio de 241 páginas, llena de detalles técnicos y cuyos efectos se manifestarían en distintos ámbitos de la vida nacional, haya sido tramitado sin que el gobierno anterior ni el actual hayan presentado ningún estudio sobre sus impactos.

2. Del mismo modo, es grave que los parlamentarios hayan votado sin haber exigido discusión previa, sin haber exigido estudios al Gobierno ni, en su defecto, haber pedido análisis a sus equipos técnicos de confianza. Decimos con propiedad que han legislado a ciegas.

3. El hecho que los dos votos en contra hayan provenido de parlamentarios que representan a distritos agrícolas y ganaderos recuerda una obviedad: en los tratados de libre comercio siempre hay sectores que pierden. Durante más de dos décadas los gobiernos han insistido en la falacia de que con los TLC todos ganan, sin que las fuerzas políticas hayan exigido que se precisen y difundan los perjuicios de los tratados, antes de votar.

4. Nos parece grave que las bancadas del Frente Amplio y el Partido Comunista no estuvieran en la sala al momento de la votación, en el único lugar del país donde políticamente su presencia era indispensable. Además, por sus conocidas posturas de crítica a la incapacidad de los Estados para garantizar derechos universales y fiscalizar a la inversión privada, su participación en esta sesión era evidentemente necesaria. Nuestra Plataforma había entregado oportunamente a ambas bancadas la información sobre la trascendencia de esta votación.

5. Repetimos lo que ya hemos dicho: todos los tratados de libre comercio de nueva generación no son, al fin y al cabo, tratados sobre libre comercio, puesto que sus principales efectos son: ceder soberanía de los países, disminuir la posibilidad de los pueblos de promover reformas en favor de las personas, aumentar las garantías a los inversionistas y disminuir la presencia de lo público en las sociedades. Todas estas características son compartidas por el TPP-11 y el TLC entre Chile y Uruguay, por poner dos ejemplos.

6. Hay muchos países que tienen una vigorosa política comercial y están plenamente insertos en el mundo, sin que hayan firmado este tipo de tratados. La idea de que ésta es la única manera de sumarse a la globalización es otra falacia difundida desde hace más de 20 años por los sucesivos gobiernos.

7. Durante los próximos meses, el Gobierno probablemente promoverá el TLC con Argentina y el TPP-11. Exigimos que el Parlamento cumpla su obligación de debatir de cara a la sociedad los impactos y consecuencias de todos los tratados que les corresponda conocer