En Chile:

Club Aéreo de Carabineros al borde de lo legal: Denunciantes creen que medidas son “insuficientes”

Luego que el Ministerio de Justicia prohibiera la inscripción automática de los socios del Club Aéreo de Carabineros, el cual descontaba aportes obligatorios del sueldo a todos los miembros de la policía uniformada por el solo hecho de ingresar a la misma, el mayor (r) Cristian Cofré Trommer, quien denunció el caso, pidió ampliar las medidas adoptadas.

El abogado Patricio Cavada, en nombre del ex funcionario, presentó un recurso de reposición a la cartera, encargada de fiscalizar a las personalidades jurídicas.

“Este recurso se funda en que las instrucciones impartidas por el Sr. Subsecretario de Justicia, son, en parte, insuficientes, como también han omitido en la investigación hechos esenciales sobre los que versa la denuncia hecha por mi representado, como así mismo, han ignorado disposiciones legales expresas, o interpretadas éstas en forma contraria a derecho”, expresó el jurista.

Si bien Cavada celebró la derivación de antecedentes a la Fiscalía Oriente y el Servicio de Impuestos Internos (SII) por un posible fraude al interior del club, señaló que corresponde invalidar las Asambleas Generales Ordinarias de Socios, ya que el propio Ministerio admitió que carecían del requisito legal esencial para constituirse.

“En cuanto a la falta de entrega de beneficios a los socios del club, el Ministerio de Justicia nada hizo por investigarlo. Le bastó con señalar que había recibido memorias y documentos en la visita inspectiva, que indicaban que los socios habían hecho uso de vuelos recreativos, para ellos y sus familias, y habían dispuesto de vuelos ambulancia”, agregó.

Según el letrado, la versión proporcionada por el organismo sería falsa, “pues de los 70.000 socios, ni el 1% ha hecho uso de los beneficios, y el Ministerio no realizó ninguna acción inspectiva real para comprobarlo, entre los socios, en la Dirección General de Aeronáutica Civil o en los 70 clubes aéreos privados que hay en el país, entre otras fuentes de información calificadas”.

Respecto al inicio de un proceso para que los socios manifiesten si seguirán formando parte del club, la medida sería contradictoria. Si el ingreso automático fue ilegal, observa el escrito, la desafiliación también debiese ocurrir en forma inmediata, dejando en manos de “cada ex socio carabinero la libertad de asociarse a través de la respectiva manifestación de voluntad”.

“Es importante tener presente que tratándose de una institución uniformada y jerárquica, la desafiliación ‘voluntaria’ no es una realidad, en cuanto por miedo a represalias, los actuales socios pueden intimidarse y no hacerlo”, indicó, puesto que la solicitud debe enviarse por conducto regular al superior jerárquico.

Refiriéndose a las auditorías externas independientes que fueron validadas por Justicia, el denunciante reiteró que el club designó como auditor al oficial de Intendencia Juan Carlos Cárcamo Fuentes, quien “se desempeñó como tal desde el año 2014 al 2016”, y que el cargo de contralor del Club Aéreo fue ejercido por el coronel (r) Jaime Paz, imputado en el mega fraude conocido como “Pacogate”.

“En la contabilidad se asentaron los recursos que Carabineros de Chile paga por el mantenimiento de nueve aeronaves de propiedad del Club Aéreo, cuyo valor total es de aproximadamente 10 millones de dólares. Esos aviones han sido dados en comodato por el Directorio del Club Aéreo al cuerpo de Carabineros de Chile, desviándose de su
objetivo estatutario, que es solo fomentar la aviación privada no comercial”, plantea la reconsideración.

La Contraloría ya cuestionó el desembolso, pero la resolución de Justicia dio por correctos “los informes de auditoría, sin comprobar que ellos se ajustan a las normas estatuarias, que es emplear el patrimonio de la Corporación en el cumplimiento de sus fines”, subrayaron.

“No puede aceptarse que don Juan Carlos Cárcamo Fuentes sea considerado como ‘auditor independiente’, puesto que está en servicio activo en Carabineros y el Presidentedel Directorio del Club es a su vez el General Sub Director de la institución, y por lo tanto, superior jerárquico del Sr. Cárcamo”, concluye el documento.