En Chile:

ONU advierte que guerra de Arabia Saudita en Yemen provocará hambruna en niños

Las agencias humanitarias de Naciones Unidas advirtieron que Yemen, tras 18 meses de salvajes bombardeos en una guerra de Arabia Saudita y sus monarquías petroleras amigas apoyadas desde Estados Unidos, enfrenta una crisis de proporciones catastróficas.

Más de 10 mil personas han sido asesinadas desde que el régimen saudí comenzó el ataque en marzo de 2015. Mientras la infraestructura urbana ha sido reducida a escombros, siete millones de yemeníes viven al borde de la inanición.

En una conferencia de prensa desde Ginebra, la UNICEF reveló que al menos 370 mil niños corren el riesgo de sufrir desnutrición y morir si no reciben cuidado médico.

«Es una situación devastadora en terreno. Cuando observas a madres que tienen muy poco para comer y presencian el fallecimiento de sus hijos, te rompe el corazón. Es realmente chocante y horrible ver esto en el siglo 21 «, manifestó la vocera del World Food Program (WFP), Bettina Luescher.

A la hambruna se suma una epidemia de cólera de rápida propagación, que registra 1.410 casos en solo tres semanas desde que se detectó el brote.

«El objetivo de esta guerra es reinstalar lo que se ha denominado ‘el gobierno internacionalmente reconocido’ del presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi, un monigote de Arabia Saudita que llegó al poder en 2012 a través de una elección en la cual fue el único candidato. Se supone que debía dejar el cargo en dos años pero unilateralmente amplió su período y luego, en medio de cargos por corrupción desatada, se vio obligado a abandonar el país cuando los rebeldes hutíes, emplazados en el norte y apoyados por integrantes del ejército, se apoderaron de la capital de Sana’a», explica Bill Van Auken de WSW.

El régimen saudí, temiendo cualquier oposición dentro del área geoestratégica, se negó a aceptar la llegada de los hutíes, un movimiento político que ya está empezando a tener apoyo de Irán.

La ofensiva ha destruido escuelas, hospitales, barrios residenciales e industrias, imponiendo un bloqueo que ha elevado los costos de los alimentos y medicamentos en Yemen.