Destacados:

Las millonarias compras del Estado a Clínica Las Condes, vinculada al ministro Jaime Mañalich

Sin duda una de las figuras que ha debido soportar mayor escrutinio en Chile durante la crisis sanitaria por el Covid-19 es el ministro de Salud, Jaime Mañalich, un personero que ya estuvo envuelto en cuestionamientos durante el primer gobierno de Sebastián Piñera.

En 2013, la Contraloría General de la República investigó y confirmó la reducción artificial de 34.000 listas de espera GES y no GES durante su anterior gestión ministerial, con casi mil fallecidos y recursos públicos traspasados irregularmente a facultativos.

También hubo dudas por su relación con la Clínica Las Condes, centro de salud que recibe platas de Fonasa y compite con la red pública.

En 2014, consultado por The Clinic, Mañalich respondió que ya estaba “absolutamente desvinculado” de la empresa y que “dos meses antes de asumir» con Piñera había puesto en venta «todas las participaciones, algunas de las cuales eran nominales». Además agregó: «Era dueño de una perilla de la puerta».

En dicha época, Ciper publicó que Mañalich había omitido informar su participación en CLC a través de la filial Medired, nombre de fantasía de la sociedad privada «Servicios de Salud Integrados S.A.», a la cual ingresó en 1996.

Aunque tampoco aparece en su actual declaración de patrimonio e intereses, los datos certificados por la Dirección de Chile Compra al año 2020 lo muestran aún como parte integrante de ella, con un 0,85%, seguido de Servicios Kuflik y Compañía Limitada (0,70%) y Galdino Besomi Sani (0,60%).

Los tres mencionados, Mañalich, Kuflik y Besomi, han estado vinculados a CLC. De hecho, entre octubre de 2017 y junio de 2019, hasta cuando aceptó volver al gobierno de Piñera, Mañalich ostentó el máximo cargo en la clínica: gerente general.

Entre 2018 y 2020, ambos años incluidos, el Estado de Chile adquirió millonarios servicios de exámenes, cirugía y hospitalización a Medired. Según el portal de Mercado Público, las órdenes de compra en dicho período superaron las 60.

En los registros examinados por Verdad Ahora aparecen requerimientos de la Armada (por $17.922.264 en agosto de 2019) y hospitales ubicados en todo el país, como Antofagasta ($16.812.695 en noviembre de 2018), Coquimbo ($16.995.474 y $3.302.275 en enero de 2020), Talca ($14.262.277 en febrero de 2019), Linares ($2.720.911 en abril de 2020), Osorno ($1.720.939 en diciembre de 2018) y Puerto Montt ($7.042.623 en marzo de 2019), por mencionar a algunos.

También aparece el Hospital Sótero del Río, cuyas últimas compras a Medired (por $1.655.665 y $ 2.679.966 en febrero y marzo de 2020), se justifican esgrimiendo la necesidad de entregar una “atención oportuna a pacientes beneficiarios del sistema de salud pública ante emergencias que no pueden ser cubiertas por el Establecimiento, por falta de recursos clínicos y profesionales necesarios en dependencias del Complejo”.

Otras dos resoluciones emitidas a fines del año pasado por el Hospital Van Buren de Valparaíso apuntan a la falta de camas críticas. Los montos ($8.358.784 y $14.009.271, según los documentos), correspondieron a «honorarios médicos y procedimientos, los cuales son facturados por razón social Servicios de Salud Integrados S.A., sin embargo, esta hospitalización sigue siendo bajo resguardo de Clínica Las Condes».

Por Matías Rojas