En Chile:

La tercera puerta: Una salida para el conflicto social en Chile

Que los dirigentes estudiantiles tuvieran que viajar a Europa para enterarse que el sistema educacional chileno es un caso raro y fracasado en su rareza es una muestra más de nuestra mala educación.
Recuerdo cuando algunos fiscales viajaron a China, uno de los destinos más caros que existen, para “seguir la pista” de una banda que robaba cables de cobre; o cuando Jalandro Peña fue a los EE.UU a presionar al hermano de Saif Khan junto a Pablo Sabag. Fracasaron todos aunque turistearon de lo lindo.
Viajes caros, inconducentes, turismo a costillas fiscales, oportunidad única para traer maletas cargadas de matute y a la vez distraer a los espectadores mientras se saca al conejo del sombrero.
Una Europa fuera de control, dedicada al pillaje en África y medio oriente, obligada a reconocer que la Unión Europea no era más que un invento de los bancos alemanes, plagada de intelectuales en el sentido peyorativo del término, de un apartheid de facto en que existe un mundo casi perfecto para los ciudadanos y un sistema de emergencia, de sangre y fuego, para los migrantes ilegales. Europa en caída libre junto con el capitalismo que fundó y financió con genocidios en todo el planeta, dispuesta a dispararle a sus propios ciudadanos (europeos) en Grecia, España o Italia para amortiguar la catástrofe.
Viajar para buscar qué tipo de aliados, de qué calaña. Para acusarnos con el papi para que nos castiguen nominalmente como si dichas campañas sirvieran para presionar al gobierno para que evite ser tan facho, como si esos lloriqueos internacionales cambiaran lo esencial: Que Piñera ganó las elecciones presidenciales, que él no cambiará nada en materia educacional y que no tenemos a nadie por quién sustituirlo.
Una comunidad internacional que le importa tres pepinos que se encuentre una fosa con miles de cuerpos acribillados en Colombia (La Macarena) al punto de designar el autor de dichos crímenes (Uribe) de investigador del ataque Israelí en contra de la Flotilla de la Paz y tolerar que el corresponsable de dichas atrocidades (Santos) se instale de presidente. En Cali descuartizan a un estudiante arrojándole una bomba por mientras marcha dejando a nueve compañeros heridos ¿Sirve de algo la mentada comunidad internacional?
Las tres puertas.
En el capítulo anterior (12 de octubre) de “Se Viene el Estallido” expliqué que el movimiento estudiantil con el gobierno estaban en una situación de suma cero una vez quebrada la mesa de negociación. No es posible avanzar pues el gobierno se encuentra replegado en su posición y de ahí no se moverá.
Digo que se trata de suma cero y no de una tabla, como en el ajedrez, pues no se trata de una situación en que nadie gane ni nadie pierda sino que aquí los únicos que pierden somos los millones de chilenos que estamos porque se cambie el actual sistema. Si no se avanza los jóvenes habrán perdido clases y también el dinero que ello cuesta, pues en Chile la educación no es gratis; los que lucran con la educación recibirán los cheques con un leve atraso y los bancos sumarán a sus ganancias los intereses usurarios por la espera.
Estamos embarcados en un proyecto en que sólo vale el ganar, y el gobierno no deja otra posibilidad que ganar el todo.
Las tres puertas aparecen como las sendas que podría tomar el movimiento.
La primera puerta es seguir el camino trazado por el plebiscito por la educación, el que no consiguió apoyo mayoritario en su proceso de gestación y que podría radicalizarse con las nociones de ciudadanía constituyente que ha planteado en forma reiterada el historiador Gabriel Salazar. Es una mezcla híbrida, hasta transgénica, pero de ese modo se ha planteado; ya que el gobierno ha dicho en todos los tonos que la democracia no es un asunto que les incumba la única forma de plantear salidas plebiscitarias es desde la marginalidad, para asaltar al poder sólo la tesis de Salazar, aunque sea resistida por este sector, da respuestas.
Esta salida, o fuga, no tiene un problema sino que millones. Para empezar, el más obvio, es fácil ponerse de acuerdo en contra de algo pero muy diferente es proponer una salida integral. Si el gobierno no se hace cargo al parecer no queda más que los estudiantes y profesores lo hagan pero eso haría inevitable enfrascarse en miles de discusiones accesorias más aún cuando no se posee una base doctrinaria, o al menos ideológica, en común. Es un error además “querer hacerle la pega” al gobierno debido que por algo está ahí instalado y no se ve, por ninguna parte, que estemos en condiciones de emanciparnos de él. Tratar de autogestionar la miseria siempre tendrá míseros resultados, necesitamos el dinero fiscal, el del cobre, todo eso no se puede hacer desde el margen. Tratar de proponer una salida integral además nos expone a la crítica fundamentada, no a la bravuconería tecnócrata del empresariado, debilitando lo único que nos une al 80% que quiere cambios en la educación: Que estamos en contra de cómo se educa hoy y contra Piñera.
La segunda puerta es involucrar en el conflictos a los culpables directos de la situación y que hoy poseen menos apoyo en las encuestas que el propio gobierno.
El modo de hacerlo admite varias gradaciones, uno de ellos es involucrar a los miembros del Congreso, a las bancadas de oposición y finalmente a los partidos. El punto más extremo es acarrear toda el agua al molino concertacionista comenzando, desde ya, a hacer campaña presidencial argumentando que esta vez, ahora sí que sí, se respetará el programa de 1988-89 y con el cual Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet se limpiaron el culo durante 20 años.
Las gestiones internacionales realizadas por dirigentes estudiantiles “emblemáticos”, que aún no se aclara si se han realizado en nombre propio o en representación del movimiento, llevan indirectamente a esta salida. Giorgio Jackson declaró, al bajarse el avión, que todos saben en Europa que estamos en la “era del conocimiento” y que por lo tanto se debe invertir en educación para “avanzar”. Ese discurso tecnócrata, el cual Jackson expresa consiente y orgulloso, no tiene nada que ver con un discurso revolucionario, radical o de izquierda que tapiza los muros de los establecimientos educacionales movilizados. No habría inconvenientes para que las banderas que trae Jackson de Europa las pueda utilizar un RN como Felipe Lamarca o Chahuán, un Shaulson, un Fernando Flores o un Guido Girardi.
Anteriormente Camila Vallejo había realizado gestiones oficiosas en Brasil, un país maravilloso pero en que viola sistemáticamente los derechos humanos. Respecto a la educación Joaquín Lavín decía, cuando ejercía en el MINEDUC, que era el modelo que se quería implementar en Chile. Hoy Alfredo Vielma, de la ACES, viajó a Brasil a reunirse, entre otros, con miembros del MST (Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra) tremenda organización que fue desmantelada por Lula y el PT en un proceso bastante similar a lo que ocurrió en nuestro país con la concertraición en los 90'.
Internacionalmente también se tendieron lazos con la ONU, quien enviará un relator especial para observar las violaciones a los DDHH. Recordemos que la ONU ya constituyó una relatoría en la araucanía la cual no trajo ningún resultado salvo toneladas de papel impreso en revistas alternativas. Si de algo sirvió que se involucrara la ONU fue para que al Instituto Nacional de DDHH, institución decorativa, creada para no cumplir su función declarada y para dejar con pega a algunos concerta, se acordara que debía al menos parecer que hacía algo así que envió a inspectores a la calle para registrar los cotidianos atropellos de la infantería de Carabineros. Son tan numerosas y graves las agresiones de la policía militarizada que hasta “Reporteros sin Frontera”, organización de derecha creada con la intención de fustigar a China, Venezuela, Bolivia y Cuba, no le quedó otra que criticar a su socio Piñera ya que la policía actúa con ordenes superiores, o de otro modo no se entiende lo sistemática que ha sido, tratando a los reporteros como si se tratara de enemigos. Las agresiones a la prensa de verdad son cosa vieja, pero desde que se rompió la mesa de negociación les han pegado, y han detenido, a los miembros de la prensa canalla, hasta ahora intocables. Y no se ha tratado de “fuego azul”, o “daño colateral”, el mismo día detuvieron a periodistas de Chilevisión, ADN, radio Bio Bio, Megavisión y UCV TV, incluso introdujeron un fusil por el pantalón de un reportero gráfico.
En la segunda puerta se intenta cortar por el medio lo que sobrerepresenta a la concertación. Se quiere inhabilitar al ultra derechista pero también a la izquierda, prometiendo una salida conversada (consensuada) a cambio de desmovilización y apoyo electoral.
La excusa será la misma de siempre, los violentistas son malos o son infiltrados, los “emblemáticos” conversan con líderes internacionales, éstos con los nacionales, de a poco se van acercando todos, buscan convergencia y un modo de neutralizar a los que pretenden ¡o pecado! Llevar hasta el final el petitorio de las bases. Ya que no ha sido posible la venta al contado se buscará esta venta en cuotas, o en “paquetes accionarios”. Finalmente la única salida que quedará es el malmenorismo. Se buscará un candidato de consenso, “confiable” como decía Teillier, concertacionista hasta la médula diría yo, y se pedirá que todos voten por él para “romper con la exclusión”, “abrir las grandes alamedas”, “renacionalizar el cobre”, “cambiar el binominal”, “hacer un plebiscito”, “constituir una asamblea constituyente” y “avanzar en la gratuidad de la educación”.
El problema que tiene esa salida es que la razón de que no se haya respetado e programa concertacionista inicial, aquello que denunció Laura Rodriguez a principios de los noventa a quien la quisiera oír, no es que no se haya tenido mayoría parlamentaria sino que los intereses del macroempresariado financiero, y de la megaminería, derrocaron al Allende y luego a Pinochet; ellos instalaron y dotaron de poder a la concertación, o más bien fueron los titereteros de esas vulgares marionetas. Pues bien, estos intereses siguen incólumes, las tomas de colegios no les va ni les viene. Quienes detentan la representación de esos grupos siguen siendo los concertacionistas cuanto más afiebrados hablen, así que una “convergencia” anti Piñera a fin de cuentas es una pro Bancos, AFPs. Isapres, UDIversidades, y mineras chupasangre.
¿Significa que estamos en un callejón sin salida?
La tercera puerta.
La tercera puerta, y la cual nadie desea siquiera golpear, es tan simple como exigir la renuncia de Piñera. Es decir, en vez que tratar con la burda treta de buscarle oídos a una piedra lo mejor es apelar a la clausula democrática que por más oculta se encuentra en esta constitución como en todas.
Si el presidente sólo se representa a sí mismo y a grupos minoritarios del país y ellos, contra la voluntad general, la voluntad popular, la voluntad soberana o la que sea no se entiende bajo qué excusa, fundamento o ardid sigue sentadito en la Moneda.
No quiero decir con esto que Chile sea un país democrático, o que pueda serlo bastando el deseo de la mayoría, no, Piñera a todas luces no es parte de la solución sino que del problema. El día antes de la jornada de movilización sus propios congresistas le cuestionaban que enviara una ley de presupuestos en donde mezquinaba recursos para la educación en pleno conflicto; Hernán Larraín le dijo que al menos el gobierno debía hacer un “gesto de generosidad” ¿De qué modo irán a pedir votos los RN y los UDI si el presidente que ellos apoyaron baja el presupuesto de educación cuando todo Chile está en la calle pidiendo que a lo menos se duplique?
La proverbial incompetencia de Piñera y sus secuaces se deja ver en los más pequeños detalles. Ayer martes, carecorcho Chadwick declara que la jornada de movilización ha sido un fracaso al igual que las marchas y el paro. Sucede que no fue un paro ni tampoco se organizaron marchas sino que era una “jornada de movilización”. Pues bien, a la misma hora y en el mismo lugar Hinzpeter declaró que los actos de hoy son inaceptables y como gobierno estamos “indignados” (SIC), así que aplicaremos, o sacaremos de un apolillado baúl, la Ley de Seguridad Interior del Estado un resabio de la Ley Maldita.
Hinzpeter no contento con eso mandó hoy a Cecilio a presentar la querella con la que ayer amenazaba en comitiva junto a lo más granado de los alcaldes fascistas siendo que horas antes Harboe se había dado el gusto de tratarlo de ignorante recordándole que la mentada ley sólo serviría si se tenía identificado a los hechores pues de nada serviría amenazar con aumentar las penas a fantasmas. La escuela de derecho de la universidad católica demuestra una vez más que lo único que aprenden los pelmazos en su sede es derecho canónico y donde comprarse trajes, es tan mayúscula la ignorancia del ciudadano israelí Rodrigo Hinzpeter en todo lo que no sea el felatio empresarial que colocó de asesores al drogadicto y mafioso de Jalandro, al cahuinero de Madgic y a los pelmas de Dalpozo y Defeudi, todos de la UDIpé, deseando que hayan aprendido de penal a lo menos por ósmosis. Los hechos demostraron que se equivocó. Ahora mete en el fango, un poco más adentro del fango, a Cecilio.
En fin, Carecorcho Chadwick (UDI) habla con la CUT y el Colegio de profesores mientras Larroulet (UDI), que los había invitado al palacio, le hace desprecio a Chawdick, Gajardo y Martinez y a la misma hora Hinzpeter (RN) con la prepotencia propia de un cobarde dice que la movilización ha sido tan exitosa que se ha puesto en jaque el transporte en la ciudad de Santiago así que hay que reciclar la ley de Seguridad Interior del Estado, todo eso en el día en que no había pasado nada.
Incompetencia generalizada que no respeta partidos.
Sigo con la tercera puerta.
El tema es simple, o aparentemente simple, no seríamos el primer país, ni el último, en derrocar a un presidente, con los argumentos que ha dado Piñera estaría de patitas en la calle aún siendo un monarca absoluto, el problema es otro. ¿Que haríamos en las elecciones anticipadas? Esto, lamentablemente, se reduce a por quién votaríamos.
Para una izquierda en formación ponerse de acuerdo en algo tan simple puede ser una calamidad, sin embargo lo más grave no son las resistencias de la izquierda radical a un proceso como este sino que el que no pueda visualizarlo como posible. Pero la izquierda radical, o genuina, al ser tan pequeña que su opinión al respecto es irrelevante.
Para quién sí es un problema y sí existen resistencias (y quienes lo tienen más que analizado pues lo visualizaron tan bien que hasta el ñato Frei se pegó el el cogote hace unos meses en Argentina acusando la ingobernabilidad chilena) es la Concertraición.
Para ellos sería una calamidad una elección anticipada pues sería río revuelto y perdería la ventaja que posee para suceder a Piñera en completa armonía y “gobernabilidad”.
A propósito, los comunistas se sacaron por fin la máscara y Teillier ya no quiere seguir pololeando con la concertraición sino que le exige contraer nupcias, asegura llegar virgen al matrimonio y ser “confiable”. Me cuentan que la dote consistió en dos mulas que ya estarían pastando en la casa de un decé. Había visto muertos cargando adobe pero, hasta ahora, no había visto a muertos practicándole respiración artificial a otro muerto. Con esto queda en evidencia que todo lo que dije en contra del jotocismo fue poco.
Entre un pecé un un decé hay una letra, y con lo que ya se ha sabido esta semana nadie podría dudar que la estrategia estudiantil “emblemática” consiste en llevar toda el agua del movimiento estudiantil a lo electoral, y más, a la concertraición.
Como sabemos que la concerta es representante del enemigo, incluso más diligente que Piñera y sus ladrones de traje prêt-à-porter, el íntimo deseo de la lumpenburgesía y de la macro empresa y minería es que vuelvan para quedarse.
La única salida que veo es quebrarle la mano a ambos, desde lo electoral, tanto a la concerta como al gobierno, y eso nos lleva a un gobierno de efectiva transición, a un presidente estatista y quizá algo populista pero que sea débil, o más bien funcional, a los intereses del movimiento social aún en gestación. Ese candidato emergería al quebrarse el actual sistema electoral, es decir, al derrocarse Piñera. Tal desmadre le impediría a la concertraición reagruparse y consumar su matrimonio pecé decé. El problema de esto es que  se debe hacer rápido porque si la concerta se da cuenta de los alcances que podría tener este rumor buscará el modo de frustrar sus efectos posibles pues ellos son los verdaderos continuadores de Pinochet y los más ferreos defensores de su legado.