En Chile:

Don Francisco, ¿protector de los intereses multinacionales mineros?

Tras 27 horas de evasión tributaria y lavado de imagen empresarial a través de la Teletón, cabe concentrarse en el hombre que acaparó todas las cámaras y cuyo inmenso poder no es secreto para nadie en televisión: el intocable Mario Kreutzberger Blumenfeld.

«Don Francisco» reúne todos los elementos de una víctima en el imaginario colectivo: un amargo pasado familiar en la Alemania nazi, confusas acusaciones de paternidad no reconocida – supuestamente desmentidas – y una marcada presencia en la martirizante tarea de ayudar a niños discapacitados de la Teletón.

Pero todo personaje emblemático tiene sus secretos. El ascenso de Mario Kreutzberger se acentúa luego de su llegada a Miami, donde conduce el famoso “Sábado Gigante” en la señal de Univisión. Kreutzberger, conocido por vender ropa a domicilio tras completar sus estudios en Confección de Vestuario, es ayudado por el empresario venezolano Gustavo Cisneros, dueño de Univisión, a llegar a la cúspide de la fama.

Cisneros, de ascencencia cubana, es el cuarto hijo de Diego Cisneros y amasa la tercera fortuna de América Latina. Desde muy temprano, Cisneros se asoció con Nelson Rockefeller, dueño de bancos y petroleras, y ganó un puesto en el Comité Asesor Internacional del Chase Manhattan Bank.

De izquierda a derecha: Peter Munk, presidente de Barrick Gold International; David Rockefeller, banquero; Gustavo Cisneros, empresario venezolano dueño de Univisión.

Las poderosas influencias detrás de Cisneros llevarían al magnate a ganar un premio por su “contribución al desarrollo social de Sudamérica”, entregado por el propio Henry Kissinger. El propietario de la cadena de Univisión seguiría escalando hasta asistir, en 2010, a la reunión del Grupo Bilderberg en Sitges, España, convirtiéndose en el primer latinoamericano en formar parte de la reservada conferencia.

Los apellidos de Kreutzberger y Cisneros se juntarían una vez más, esta vez en Chile.

En octubre de 2008, la Fundación Cisneros y Teletón, bajo el alero de la minera multinacional Barrick Gold, sellaron un acuerdo llamado «Compromiso Atacama«. Con ello, sentaban las bases para una cooperación financiera orientada a la construcción de centros de rehabilitación, preparación de docentes y aprendizaje de alumnos vulnerables.

Don Francisco anuncia acuerdo con Barrick Gold para Compromiso Atacama

“Estamos consiguiendo recursos para la construcción, implementación y, luego, la operación, donde estarán principalmente los recursos de Barrick repartidos en cinco años”, informó Don Francisco.

La alianza “filantrópica” anunciada con bombos y platillos, recibió este año las críticas del obispo Gaspar Quintana de Copiapó, en el marco de la construcción de una casa de acogida financiada por Barrick Gold en Vallenar. La iniciativa de la minera fue rechazada por diversas organizaciones religiosas, quienes la denunciaron como una acción publicitaria de Barrick que pretendía ganar apoyo comunitario para su polémico proyecto de Pascua Lama, en el Valle del Huasco.

La minera Barrick Gold, que cuenta entre sus directores a Gustavo Cisneros y Nataniel Rothschild, no ha estado exenta de críticas por atentar contra la democracia. Sus acciones han sido repudiadas en todo el mundo: desde Paquistán, donde comparte el proyecto Reko Diq para explotar oro junto a los Luksic, hasta República Dominicana, donde parlamentarios acusaron a Barrick de querer saquear sus recursos naturales pagando una mísera suma al Estado.

Don Francisco y la familia Luksic.

También se acusa a esta minera de complotar contra el senador Jorge Lavandero, uno de sus más asiduos enemigos. En 2005, Lavandero fue acusado de pedofilia por el programa Contacto de Canal 13, hoy en manos de Andrónico Luksic Craig. El canal gastó cerca de 200 millones de pesos, grabando ilegalmente la parcela del parlamentario durante dos años, en una investigación conducida por el periodista Emilio Sutherland.

“Creo que hay que abrir las contabilidades de Canal 13 y Contacto y también las de sus cercanos, Univisión, donde es dueño el señor (Gustavo) Cisneros, director de la Barrick Gold”, dijo Lavandero a la prensa en 2005. “Ahí está el señor Cisneros, sí señor, y hay intereses tremendos”, enfatizó, aludiendo al Tratado Minero chileno-argentino que se discutía en el Congreso.

Jorge Lavandero se defiende en el programa «Mentiras Verdaderas»

En una entrevista concedida por Lavandero a Verdad Ahora, el desaforado senador acusó al presidente Ricardo Lagos de conspirar en su contra. Para ello, mencionó las fructíferas relaciones entre los consecutivos gobiernos de la Concertación y el magnate David Rockefeller, otro rostro detrás de Barrick Gold.

El mismo año 2005, Ricardo Lagos fue premiado con una insignia de oro por el Council of the Americas, organización fundada por Rockefeller que reúne a las compañías más influyentes de América Latina. En una fotografía del evento, se puede observar una conversación sostenida entre el ex presidente de Chile, Rockefeller y Cisneros. Lagos se dirige a éste último.

De izquierda a derecha: Ricardo Lagos, ex presidente de Chile; David Rockefeller, banquero; Gustavo Cisneros, empresario venezolano. Fotografía capturada durante premiación de Lagos en el Council of the Americas (2005).

La cercanía de Mario Kreutzberger con Cisneros, Univisión y las cúpulas de Canal 13, lo instalan en una posición sospechosa. Después de todo, otro de los principales beneficiados con el lavado de imagen de la Teletón es el Banco de Chile de los Luksic, cuyos representantes disfrutan de un puesto en la Comisión Trilateral de Rockefeller.

¿Será que las acusaciones de “vaca sagrada” y “mafioso” por parte de un edil de Las Condes, o de “Don Corleone” por parte de Faith No More, no están tan lejos de la realidad?