En Chile:

Dirigente social explicó por qué Río Cuervo es más grave que Hidroaysén

El vocero de la Agrupación Wallmapu de Puerto Aysén, Hugo Díaz, habló de los peligros que simboliza para la comunidad el proyecto hidroeléctrico Río Cuervo, aprobado a comienzos de este año por el Comité de Ministros del gobierno de Michelle Bachelet pese a más de 10 observaciones realizadas por la ciudadanía.

Eventuales faltas a la probidad y conflicto de intereses de autoridades públicas locales y nacionales, como también un posible riesgo geológico en el terreno de 13 mil hectáreas donde se levantará Cuervo, siguen generando inquietud en la comunidad aisenina.

Entrevistado por El Ciudadano a mediados de este año, Díaz confirmó la preocupación de algunos vecinos de que sectores poblados de Aysén puedan ser potencialmente afectados por inundaciones si se produce algún sismo de magnitud similar al de 2007 en la falla Liquiñe-Ofqui, donde se construirá la central.

Esto, aseguró el dirigente, se ve agravado por la no existencia de estudios concluyentes sobre la materia.

Díaz sostuvo que la empresa “no presentó los estudios requeridos para afirmar que (el terreno) sea totalmente estable y seguro”. De hecho, precisó, “quedó comprometido a través del Comité de Ministros que se hicieran monitoreos de la zona, cuando eso es perfectamente abordable antes de inundar y poner en riesgo a la ciudadanía”.

El presidente de Wallmapu recordó que Río Cuervo partió “hace mucho tiempo”, aludiendo a “ambiciones que son anteriores al año 2000”, época en la que se conoció el primer intento de construir represas con Alumysa, en su momento, “el proyecto ambientalmente más cuestionado a nivel país”.

Río Cuervo “es el doble de lo que inundaba Hidroaysén”, dijo Hugo Díaz.

Díaz habló también de “presiones a los servicios públicos” por parte de Energía Austral, que ha sido cuestionada por cuantiosos donativos a la Municipalidad de Puerto Aysén bajo la gestión del alcalde Óscar Catalán, al cual acusó de tener nexos comerciales con la empresa.

“Durante su ejercicio como alcalde sostiene vínculos, recibiendo aportes para desarrollar actividades promocionales para el municipio. Recibe fondos, por ejemplo, para regalar vehículos en candidaturas a reina… para hacer viajes turísticos con gente de la ciudad, sobre todo dirigentes sociales, donde Energía Austral le exige al alcalde que se comprometa a que estos dirigentes hablen bien del proyecto”, señaló.

En febrero de 2012, la Contraloría General de la República confirmó la instrucción de un sumario administrativo contra la Municipalidad de Aysén por “faltas a la probidad” relacionadas con la tramitación del estudio de impacto ambiental de la central Río Cuervo.

Junto a dicho proceso, el ente fiscalizador recibió además una presentación de distintas organizaciones ambientales en Coyhaique pidiendo aclaración de las numerosas reuniones que mantuvo la suiza Glencore, una de las propietarias de Energía Austral, con los titulares de Energía, Minería y Medioambiente, previo a otorgar la luz verde que favoreció a la multinacional.

Los orígenes de Glencore ya son oscuros: su fundador es el comerciante de materias primas Marc Rich, colaborador de la CIA acusado de enriquecimiento ilícito. “En toda Latinoamérica y en todo el mundo han tenido problemas. En Argentina han tenido ejecutivos presos”, afirmó Díaz sobre la compañía.