En Chile:

caso Hagan