En Chile:

Socio vinícola de los Rothschild destina 25 millones de pesos a campaña de Velasco

El empresario Rafael Guilisasti, ex vicepresidente de la Sofofa y cabeza de Concha y Toro, es uno de los principales financistas de la campaña presidencial de Andrés Velasco. Los detalles financieros, dados a conocer por el comando del candidato a través de la página “Quién te financia”, cifran el aporte de Guilisasti en 25,000,000 de pesos.

Elegido en 2012 como el “empresario del año” por Agustín Edwards, Guilisasti no niega que su fortuna haya crecido en virtud de su alianza con los banqueros y vinícolas franceses de la poderosa familia Rothschild.

En 1997, su padre Eduardo Guilisasti Tagle cerró un acuerdo con la baronesa Philippine de Rothschild para producir el vino “Almaviva”, que hoy se comercializa en el mundo con un precio de exportación por caja que está entre los más altos de la industria chilena. Los administradores de este negocio en Chile son Philippe Sereys y Julien de Beaumarchais, nietos lejanos del banquero Nathaniel de Rothschild que en 1853 gestionara la finca vinícola Château Mouton. El Mercurio describe su relación con Concha y Toro como “un matrimonio formidable”.

Andrónico Luksic, Rafael Guilisasti y Felipe Larraín (ministro de Hacienda de Piñera)

Otro contribuyente importante de Velasco es el estadounidense Timothy Purcell, fundador del fondo de inversiones Linzor Capital y ex socio director del banco JP Morgan de Nueva York, en el cual trabajó por 20 años. El aporte de Purcell, quien es considerado “uno de los hombres de confianza del grupo Angelini y de los Said”, ascendería a los 5,000,000 de pesos.

Según publica la revista Qué Pasa, el norteamericano se ganó la confianza de Anacleto Angelini tras jugar un papel clave en el financiamiento de varias inversiones del grupo, como la emisión de los bonos de Celulosa Arauco en Estados Unidos y la compra de algunos activos. Purcell también ha sido un fiel socio de Salvador Said, empresario con quien lideró la compra de ING y Cruz Blanca en 2008.

La declaración de aportes financieros de Velasco omite referirse a los fondos que el candidato, como presidente de la Fundación Expansiva que reúne a los ideólogos neoliberales más duros de la Concertación, ha recibido por años de importantes fundaciones norteamericanas como la Ford y la Tinker. Tampoco se define el origen de los 15,000,000 de pesos que Velasco inscribe como aportes de su propio bolsillo.

De acuerdo a una columna publicada en La Tercera por el ingeniero comercial Andrés Benitez, el ex consultor del FMI y el Chase Manhattan Bank ya se habría asegurado un puesto en el gobierno si es que Bachelet vuelve a ganar las elecciones.

“Contra todos los pronósticos que hablaban de una ruptura definitiva, todo indica que Andrés Velasco se está asegurando un ministerio en un eventual gobierno de Bachelet”, escribe Benítez sobre el candidato presidencial, quien cuenta desde el extranjero con el apoyo del especulador George Soros. “Los más delirantes dicen que el pacto está firmado desde hace tiempo e incluso le tienen cargo: canciller”.

De resultar cierto lo anterior, la candidatura de Velasco sólo estaría cumpliendo con un objetivo: mantener en cautiverio los votos de los sectores más neoliberales de la Concertación, aún reticentes a sufragar por Bachelet en primarias, y sumarlos a la ex mandataria en las elecciones presidenciales.

George Soros reconoce su admiración por las políticas económicas del ex ministro de Hacienda de Bachelet.