En Chile:

Seis medidas que Trump debería tomar para acabar con el «legado maldito» de los Clinton en Haití

Durante los comicios presidenciales de EEUU, muchos haitianos de Florida del Sur prefirieron dar su voto al magnate Donald Trump. Aunque históricamente habían optado por los demócratas, la figura de Hillary Clinton les causaba rechazo, indica la periodista Dady Chery. Esto en vista del solapado aprovechamiento político y económico de la familia de la ex secretaria de Estado en Haití.

Chery, autora del libro “We Have Dared to Be Free: Haiti’s Struggle Against Occupation”, enumeró seis medidas que el presidente electo de EEUU podría tomar en su mandato para aminorar el desastre que dejó la familia Clinton en la nación caribeña. “Más que caridad, Haití necesita verdad, equidad y justicia”, sentencia.

1. Enjuiciar a la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, y al ex presidente Bill Clinton, por malversación de aportes con fines humanitarios

Más de $9 mil millones de dólares en donaciones internacionales para ayuda humanitaria, recaudados por la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití (CIRH) desde el terremoto de enero de 2010, han desaparecido. Bill Clinton co-preside la Comisión y guió “las inversiones de donadores y otros socios”, según la página Haiti Live.

2. Asistir diplomáticamente a Haití en sus esfuerzos por superar la epidemia de cólera provocada por la ONU

Naciones Unidasha  contaminado dos veces a Haití con la enfermedad de cólera, la primera vez en 2010, con una cepa de Nepal. La ONU pretende combatir la epidemia inoculando a cientos de miles de haitianos con una vacuna suministrada oralmente, que es completamente ineficiente y con potenciales daños a la salud, sin descontaminar el agua que beben los haitianos.

3. Terminar la ocupación militar de la ONU en Haití

En febrero de 2004, Estados Unidos derrocó al presidente haitiano y tres meses después, Bill Clinton y la administración ya extinta de Lula da Silva en Brasil, organizaron la instalación de una ocupación militar ilegal a través de los llamados “cuerpos de paz” de la ONU, tropas que han estado involucradas en violaciones, asesinatos, masacres y brotes de la enfermedad de cólera. La gran mayoría de los haitianos objetan su presencia.

4. Despedir y reemplazar a todo el personal del Departamento de Estado y la USAID de la administración Clinton-Obama en Haití

Los agentes de EEUU forman parte de la “máquinaria de corrupción”, escribe Dady Chery, ya que se han hecho parte no sólo de estafas financieras, con la pérdida de miles de millones de dólares en ayuda humanitaria, sino también de fraudes electorales para instalar al dictador Michel Martelly.

5. Adoptar una política de no interferencia en las elecciones en Haití

El 20 de noviembre de 2016, Haití repetirá los comicios presidenciales y algunos legislativos. Esto luego de la invalidación de las elecciones en octubre de 2015, cuando se descubrió la existencia de un enorme fraude que posiblemente involucró a trabajadores electorales y observadores internacionales. “Pedimos que EEUU ejerza alguna presión sobre Francia, Canadá, Brasil, España y Chile para que ellos se abstengan de intentar influir sobre las nuevas elecciones”, plantea Chery.

6. Detener el subsidio agrícola de EEUU a empresarios del arroz

En la década de los ’80, Haití era un país que destacaba por su agricultura interna. No obstante, en 1994, el presidente Bill Clinton instauró en EEUU nuevas políticas comerciales que inundaron Haití con productos norteamericanos y favorecieron a empresarios de Arkansas, donde ocupó el cargo gobernador. Pequeños campesinos haitianos deben que competir ahora con gigantes estadounidenses que producen cientos de miles de toneladas de arroz de mejor calidad y las envían a Haití a precios artificialmente bajos.