En Chile:

Revolución de Color: Estados Unidos intenta derrocar al gobierno de Rusia

Como presidente del International Repulican Institute, una organización dedicada a fomentar la sedición extraterritorial y la revolución en todo el mundo, el senador estadounidense John McCain se ha convertido en una figura central en la actual campaña occidental ingenierizada contra el mundo árabe. El IRI fue acreditado incluso por el New York Times como ayudando a “fomentar las revueltas árabes” a través la financiación y la capacitación de activistas de todo el mundo árabe, que más tarde pasarían a derrocar a sus gobiernos respectivos. A diferencia de muchos de los otros títeres del podio que constituyen la política occidental, McCain es plenamente consciente y muy público sobre el destino final de los disturbios y ahora guerra abierta, que está promoviendo sin cesar.

A principios de este año John McCain dijo abiertamente sobre los disturbios que su IRI había ayudado a financiar en Egipto, “Sería un poco menos arrogante en el Kremlin con mis camaradas de la KGB hoy si yo fuera Vladimir Putin. Yo estaría un poco menos seguro al lado [del] presidente Hu y unos pocos hombres que gobiernan y deciden el destino de 1.300 millones de personas. “

En la página oficial del IRI referida a Rusia, la organización confiesa “identificar y apoyar a líderes” a nivel local y regional de la política rusa para “sentar las bases de la próxima generación de liderazgos democráticos en Rusia”. El IRI continúa explicando que ha “creado una nueva red de políticos, activistas de ONGs y funcionarios electos que están interesados en el desarrollo democrático del gobierno municipal.” Y con esta red de oposición rusa creada por Estados Unidos, el IRI patrocina conferencias y mesas redondas para ayudar a “aumentar la participación pública,” (es decir: encontrar a gente para unirse a un movimiento de oposición apoyado por Estados Unidos).

En este contexto, nos encontramos con que el trabajo del IRI de McCain se manifestó recientemente cuando fueron atrapados entrometiéndose en las elecciones de Rusia. El National Endowment for Democracy (NED), una organización paraguas financiada por el gobierno estadounidense donde se encuentran el IRI y el mismo IRI, respaldaron a varias ONGs de financiamiento estadounidense, en particular Golos, que buscan “denunciar irregularidades en la votación.” El propósito de eso era, por supuesto, poner en duda la validez de las elecciones y justificar turbas callejeras llevadas por los grupos de oposición rusos que el IRI ha estado cultivando en un intento de provocar una “primavera árabe” en Rusia.

Como para descabezar de inmediato a los escépticos ante esta triste realidad – de la intromisión estadounidense en un Estado-nación soberano inmensamente poblado, con armas nucleares – McCain mismo declararía arrogantemente en Twitter: “Querido Vlad (Vladimir Putin), la PrimaveraÁrabe está llegando a un barrio cercano a ti.” McCain adjuntaría un artículo del Wall Street Journal que enmarca con exactitud la narrativa de los partidos de oposición que llenan las calles con manifestantes después de que las “irregularidades en las elecciones” fueran expuestas por la ONG financiada por Estados Unidos, “Golos”.

McCain posteriormente dejó el link a una editorial anónima del Washington Post (que ahora sabemos fue escrita por cabilderos corporativos pagados, como los del Podesta Group), que trató de hacer comparaciones entre las recientes protestas en Rusia y la “primavera árabe”. Golos volvió a ser mencionada, sin embargo, el Washington Post no mencionó su financiamiento estadounidense. El Post increíblemente afirma que luego, en respuesta a las protestas y las pérdidas aparentes durante las elecciones, Putin, “se movió en una dirección más peligrosa, alimentando el nacionalismo ruso y buscando de enemigos en el país y el extranjero.” Esto, después de que Estados Unidos ha tratado de desestabilizar y derrocar al gobierno de Putin, y con uno de los mismos hombres que financiaron la sedición, amenazando a Rusia con una “primavera árabe”.

Más alarmante fue el consejo anónimo del Washington Post al presidente Obama de “estar preparados para desviar este tipo de ataques y defender a otros probables objetivos de Putin, como el gobierno democrático de Georgia. Mientras tanto, el mundo democrático puede esperar que el domingo fue el principio, y no el fin, de un despertar en Rusia.”

Por supuesto, Georgia en 2008, bajo la dirección de su aliado estadounidense, intentó invadir a la Osetia del Sur protegida por Rusia, lo que provocó un peligroso conflicto de poderes que vio cientos de muertos. Y como hemos visto en Libia, y ahora en Siria, las protestas callejeras instigadas de manera comprobable por la NED estadounidense y sus subsidiarias, mientras son presentadas como genuinas y espontánea por los medios corporativos, son en realidad el primer paso de la agresión militar estadounidense. Las amenazas veladas del Washington Post respecto de agitadores militares como Georgia son análogas al financiamiento y armado estadounidense a los militantes libios y ahora sirios.

Mientras que McCain y un creciente coro concertado de propagandistas corporativos en los medios insisten en que es Vladimir Putin quien debe estar alerta y desconfiar de los disturbios que se avecinan, en realidad son tanto el pueblo estadounidense como ruso, y los varios subsidiarios de estas dos poderosas naciones que movilizarán para su defensa los que, inevitablemente, sufrirán las consecuencias. John McCain y los fascistas corporativos que lo rodean, la administración Obama y todos los resortes del poder en el mundo occidental están arrastrando a “nosotros el pueblo” hacia una creciente crisis con una superpotencia armada nuclearmente. Cuando un país intenta derrocar al gobierno soberano de otro país, es casi ciertamente un acto de guerra.

A diferencia de Libia, durante el conflicto, o cualquier otra de las naciones donde Estados Unidos se ha entrometido para sembrar caos mortal, un conflicto similar con Rusia no será uno que los estadounidenses disfruten viendo cómo se desarrolla por televisión. A medida que se acerca el final de este juego de suma cero, las apuestas se elevarán de manera exponencial, y también las consecuencias. Si los estadounidenses quisieran salvar a su país del precipicio de la Tercera Guerra Mundial, puede que desee examinar quién está detrás de hombres como McCain. Entonces tenemos que exponerlos, boicotearlos y finalmente, reemplazarlos.

Nota del traductor: Para comprender en profúndidad en qué consiste la técnica de la “revolución de color” le recomendamos este enlace.